DESTRUCCIÓN DE JERUSALÉN EN MANOS DE NABUCODONOSOR.

LEAMOS HOY 15 DE SEPTIEMBRE 2 REYES 25.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “Ante sus propios ojos degollaron a sus hijos, y después le sacaron los ojos, lo ataron con cadenas de bronce y lo llevaron a Babilonia (Ver. 7).

COMENTARIO HISTÓRICO DE 2 REYES 25.-

Nabudonosor invadió tres veces Jerusalén: 1) Durante el reinado de Joacim, se llevó los vasos sagrados del templo, la realeza fue transportada a Babilonia, entre ellos estaban Daniel, Misael, Azarías y Ananías; 2) Joaquín se reveló contra Nabucodonosor, por esa razón, se lo llevó prisionero junto con 10.000 judíos; 3) El año 586 a. C. el rey Sedequías se sublevó contra Nabucodonosor, por lo que Nabucodonosor decidió sitiar la ciudad de Jerusalén para conquistarla. Destruyó el templo que había construido Salomón, los muros y las casas, degollaron a los hijos de Sedequías en su presencia, y luego le quitaron los ojos, para que el último recuerdo que haya quedado en la mente del rey, sea el ver asesinar a sus hijos. Llevó a Sedequías a Babilonia, atado con cadenas. También se llevó a todo el pueblo que había sobrevivido a sitio. Por último, dejó a los más pobres para que cultivaran la tierra.

CITA SELECTA.-

“Sión estaba ahora completamente destruida y el pueblo de Dios se hallaba en cautiverio. Abrumado de pesar, el profeta exclamaba: “¡Cómo está sentada sola la ciudad populosa! La grande entre las naciones se ha vuelto como viuda, la señora de provincias es hecha tributaria. Amargamente llora en la noche, y sus lágrimas en sus mejillas; no tiene quien la consuele de todos sus amadores: todos sus amigos le faltaron, se le volvieron enemigos. “¡Cómo oscureció el Señor en su furor a la hija de Sión! Derribó del cielo a la tierra la hermosura de Israel, y no se acordó del estrado de sus pies en el día de su ira. Destruyó el Señor, y no perdonó; destruyó en su furor todas las tiendas de Jacob: echó por tierra las fortalezas de la hija de Judá, deslustró el reino y sus príncipes. Cortó con el furor de su ira todo el cuerno de Israel; hizo volver atrás su diestra delante del enemigo; y se encendió en Jacob como llama de fuego que ha devorado en contorno. Entesó su arco como enemigo, afirmó su mano derecha como adversario, y mató toda cosa hermosa a la vista: en la tienda de la hija de Sión derramó como fuego su enojo.”

(PR 340).

ORACIÓN:

PADRE, ESTOS DÍAS HEMOS ESTADO SUFRIENDO AL LEER LA CONDUCTA DE LOS LÍDERES Y DE TU PUEBLO. TE PEDIMOS PUEDAS HABLARNOS POR MEDIO DE TU PALABRA CADA DÍA, PARA QUE TU ESPÍRITU SANTO NOS CONVENZA DE PECADO, DE JUSTICIA Y DE JUICIO. POR JESÚS, AMÉN.