LECCIÓN DE TRES BIOGRAFÍAS

LEAMOS HOY 17 DE SEPTIEMBRE 1 CRÓNICAS 2.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “El hijo de Carmí fue Acar, quien provocó la desgracia sobre Israel por haber violado el mandato de Dios de destruirlo todo”. (Ver. 7) 

COMENTARIO HISTÓRICO DE 1 CRÓNICAS 2.-

Entre todos los nombres que se mencionan en este capítulo resaltaremos tres: David, Acán y Caleb; 1) David.– No era importante a la vista de su familia y de Samuel. Sin embargo, David aprendió a depender de Dios, ocupa un lugar muy importante en la historia sagrada. Defendió el honor de Dios y se enfrentó con Goliat. Espero los tiempos de Dios para ser coronado rey. Tuvo un arrepentimiento genuino después de su pecado de adulterio, llegando a escribir el salmo 51. Dios dijo de él: “David, hijo de Isaí, hombre según mi corazón, quien hará todo lo que yo quiera”; 2) Acán.– El cronista cambió el nombre de Acán, por el de Acar. Este cambio sugestivo de consonante tiene mucho parecido en su pronunciación. Sin embargo, Acar significa destrucción, turbar, llenar de confusión o acarrear desgracia. El pecado cometido por Acán produjo incertidumbre sobre las conquistas futuras del pueblo de Israel. Triste final para una persona que por ser de la tribu de Judá, pudo haber alcanzado renombre en el pueblo de Dios; 3) Caleb.- Caleb fue el representante de la tribu de Judá que junto a los otros representantes tribales fueron como espías para reconocer la tierra prometida. A los 85 años de edad, reclama la tierra que los otros espías habían declarado como inaccesible, para demostrar que Dios siempre estuvo dispuesto a darles victoria sobre todos los enemigos.

CITA SELECTA.-

“Me fue mostrado que cuando David era puro y seguía el consejo de Dios, el Señor lo llamó “hombre según el corazón de Dios”. Cuando David se apartó de Dios y manchó con sus crímenes su carácter virtuoso, dejó de ser el hombre según el corazón de Dios. Dios no justificó sus delitos en lo más mínimo, sino que le envió a Natán, su profeta, con terribles denuncias, porque había transgredido los mandamientos del Señor”. 

(Testimonios Acerca de Conducta Sexual, Adulterio y Divorcio, 106.)

Fue la fe de Caleb en Dios lo que le dio ánimo, lo que lo libró del temor de los hombres, aun de los grandes gigantes, hijos de Anac, y lo capacitó para mantenerse firme y sin titubeos en defensa del bien… Ahora necesitamos hombres de la talla de Caleb… que con valerosas palabras den un informe vigoroso en favor de la acción inmediata”.

(Colportor Evangélico 120).

ORACIÓN:

PADRE. TE PEDIMOS LA VALENTÍA DE DAVID, PARA DEFENDER TU HONOR Y PARA RECONOCER NUESTROS ERRORES. TAMBIÉN TE PEDIMOS LA ENTEREZA DE CALEB, PARA HABLAR DE TU PODER Y CONFIAR EN TUS PROMESAS. POR JESÚS, AMÉN.