DESAFÍO: DESARROLLEMOS LA CONFIANZA EN DIOS COMO TUVIERON LAS TRIBUS DE RUBEN, GAD Y MANASÉS

LEAMOS HOY 20 DE SEPTIEMBRE 1 CRÓNICAS 5.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “Por cuanto confiaban en Dios, clamaron a él en medio del combate, y Dios los ayudó a derrotar a los agarenos y a sus aliados (Ver. 20) 

COMENTARIO HISTÓRICO DE 1 CRÓNICAS 5.-

Cumpliendo el mandato divino de poseer la tierra prometida, las tribus de Ruben, Gad y la media tribu de Manasés se unieron para expandir su territorio. Ellos hicieron dos cosas básicas: a) Prepararon un EJÉRCITO PODEROSO, instruido en el uso de todas las armas y eran diestros para la batalla, b) No solo tenían seguridad en la fortaleza de su ejército, sino que CONFIABAN EN DIOS; la raíz primaria en hebreo, para la palabra confiar es, apresurarse a refugiarse, pero no tan precipitadamente, porque se tiene apoyo y seguridad en Dios. Estando en pleno combate, CLAMARON A DIOS. Este es el equilibrio que se necesita desarrollar en todas las facetas de la vida. En primer lugar, prepararse, entrenarse, capacitarse y ser experto.  En segundo lugar, depender de Dios. Por eso debemos CLAMAR, esta palabra significa, lanzar alaridos de angustia cuando se está en peligro. Cuando oremos, debemos suplicar e interceder para que Dios sea propicio y pueda oír nuestras plegarias. Respuesta divina: DIOS AYUDÓ y les dio una gran victoria. Dios los rodeó con su protección, fue en su ayuda, los socorrió, porque ellos dependían de la colaboración divina. Cuando se clama a Dios, así como hicieron estas tribus que se habían aliado, Él escuchó su oración y les otorgó una gran victoria.

CITA SELECTA.-

“Dios responde por cada promesa y con nada podemos deshonrarle más que con dudar y vacilar, con pedir y no creer, y más tarde con dar expresión a la duda. Si no recibís inmediatamente lo que pedís, ¿habéis de andar enfadados y de ser incrédulos? Creed, creed que Dios hará lo que ha prometido. Sigan ascendiendo vuestras oraciones y velad, trabajad y esperad. Pelead la buena batalla de la fe. Decid a vuestro corazón: “Dios me ha invitado a venir a él. Ha oído mi oración. Ha empeñado su palabra prometiendo recibirme y él cumplirá su promesa… Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá”. “Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que lo pidieren de él?”. 

(La Educación Cristiana 424).

ORACIÓN:

PADRE TODOPODEROSO, TÚ QUE SIEMPRE ESTÁS DISPUESTO A ESCUCHAR NUESTRAS PLEGARIAS, CLAMAMOS POR AUXILIO PARA QUE NOS DES VICTORIAS CONTRA SATANÁS, NUESTRO PRINCIPAL ENEMIGO. POR JESÚS, AMÉN.