LECCIONES: CONFIANZA ABSOLUTA EN DIOS

LEAMOS HOY 6 DE OCTUBRE 1 CRÓNICAS 21.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “¡Estoy entre la espada y la pared! respondió David. Pero es mejor que yo caiga en las manos del Señor, porque su amor es muy grande, y no que caiga en las manos de los hombres (Ver. 13).

COMENTARIO HISTÓRICO DE 1 CRÓNICAS 21.-

 El capítulo se inicia con la frase: “Satán se alzó contra Israel e instigó a David a hacer un censo de Israel”. ¿Era malo levantar un censo? Enumeremos algunas razones: No se podía contar a las personas para implementar nuevos impuestos, porque como Israel era nación teocrática, solo Dios podía aumentar los tributos; Saber el número de guerreros era innecesario, porque Dios era quien ordenaba a su pueblo para salir a la guerra; el censo del pueblo mostraría la diferencia entre el reinado débil como el de Saúl, en contraste con los logros que se había obtenido durante su reinado. Joab y muchos dirigentes se opusieron al censo, pero David impuso su voluntad. Para recibir el castigo, Dios envió al profeta Gad para que le dijera a David que debía elegir entre tres alternativas: tres años de hambre; o bien tres meses de derrotas ante tus enemigos, bajo los golpes de espada de tus adversarios; o bien tres días en que la espada del Señor y la peste asolarán el país y el Ángel del Señor hará estragos en todo el territorio de Israel. David eligió “caer en las manos de Dios”, porque confiaba que la misericordia de Dios sería más benigna que la de cualquier ser humano.

CITA SELECTA.-

“David decidió aumentar su ejército y requerir servicio militar de todos los que tengan edad apropiada. Para llevar a cabo este proyecto, fue necesario hacer un censo de la población. El orgullo y la ambición motivaron esta acción del rey. El censo del pueblo revelaría el contraste que había entre la debilidad del reino cuando David ascendió al trono y su fortaleza y prosperidad bajo su gobierno. Esto tendería aún más a fomentar la ya excesiva confianza en sí que sentían tanto el rey como el pueblo. Las Escrituras dicen: “Se levantó Satanás contra Israel e incitó a David a que hiciera censo del pueblo”. La prosperidad de Israel bajo el gobierno de David se debía más a la bendición de Dios que a la capacidad de su rey o a la fortaleza de su ejército. Pero el aumento de las fuerzas militares del reino daría a las naciones vecinas la impresión de que Israel confiaba en sus ejércitos, y no en el poder de Jehová.” 

(PP 738).

OREMOS:

PADRE NUESTRO. QUE TU SANTO ESPÍRITU NOS AMONESTE CUANDO EL ORGULLO, LA SUFIENCIA PROPIA O EL ÉXITO NOS QUIERA ALEJAR DE TU PRESENCIA. QUE TUS JUICIOS CAIGAN CON MISERICORDIA. POR JESÚS, AMÉN