LA ACTITUD DE OBED-EDOM HACIA EL CUIDADO DE ARCA DEL PACTO, REDUNDÓ EN BENDICIONES PARA TODA LA FAMILIA

LEAMOS HOY 11 DE OCTUBRE 1 CRÓNICAS 26.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “Los hijos de Obed Edom fueron: Semaías, el primero; Jozabad, el segundo; Joa, el tercero; Sacar, el cuarto; Natanael, el quinto; Amiel, el sexto; Isacar, el séptimo, y el octavo, Peultay. Dios bendijo a Obed Edom con muchos hijos”. (Vers. 4, 5) 

COMENTARIO HISTÓRICO 1 CRÓNICAS 26.-

Cuando David, decidió trasladar el Arca desde la ciudad de Quiriat Iearim a Jerusalén, sucedió la muerte de Uza, por tuvo la osadía de agarrar el Arca, cuando los bueyes tropezaban. Ante este suceso, David reconoció que su corazón no estaba del todo en armonía con Dios, por lo que tuvo temor de trasladar el Arca a Jerusalén. Pensó que sus pecados le acarrearían la muerte, por esta razón, impuso que el Arca se quedara en la Casa de Obed-Edom. “Obed-edom, aunque se alegró temblando, dio la bienvenida al sagrado símbolo como garantía del favor de Dios a los obedientes. La atención de todo Israel se dirigió ahora hacia el geteo y su casa, para observar cómo les iría con el arca. “Y bendijo Jehová a Obed-edom y a toda su casa”. En la distribución del servicio del Santuario, a la familia de Obed-Edom, junto con sus hijos, que eran números porque Dios los había multiplicado, se les asignó ser supervisores del tesoro del santuario y eran los encargados de los “asuntos exteriores” de Israel, tales como gobernadores y jueces. La vida de Obed-Edom, nos enseña que cuando ser sirve a Dios con toda integridad, Él nos colma de grandes bendiciones.

CITA SELECTA.-

“Todas las bendiciones deben venir a través de un Mediador. Ahora cada miembro de la familia humana está enteramente en las manos de Cristo, y todo lo que poseemos en esta vida presente -ya sea dinero, casas, tierras, capacidad de razonar, fortaleza física, o facultades intelectuales-, y todas las bendiciones de la vida futura, han sido colocados en nuestra posesión como tesoros de Dios para que sean fielmente empleados en beneficio del hombre. Cada don tiene el sello de la cruz y lleva la imagen y el sobrescrito de Jesucristo. Todas las cosas provienen de Dios. Desde los beneficios más insignificantes hasta la mayor bendición, todo fluye por un único Canal: la mediación sobrehumana asperjada con la sangre cuyo valor supera todo cálculo porque era la vida de Dios en su Hijo”. 

(FO 20).

OREMOS:

SEÑOR, QUEREMOS IMITAR LAS CARACTERÍSTICAS DE LA VIDA DE OBED-EDOM, PORQUE DISPUSO SU CASA PARA CONVERTIRLA EN CASA DE ORACIÓN, Y ACEPTÓ EL CARGO DE CUIDAR LOS TESOROS DE LA CASA DE DIOS. POR JESÚS, AMÉN.