LECCIÓN: HECHOS HISTÓRICOS QUE SUCEDIERON EN EL MONTE DONDE FUE CONSTRUIDO EL TEMPLO

LEAMOS HOY 17 DE OCTUBRE 2 CRÓNICAS 3.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “Salomón comenzó a construir el templo del Señor en el monte Moria, en Jerusalén, donde el Señor se le había aparecido a su padre David. Lo construyó en el lugar que David había destinado, esto es, en la parcela de Arauna, el jebuseo”. (Ver. 1).

COMENTARIO HISTÓRICO DE 2 CRÓNICAS 3.-

En el monte Moria sucedieron tres eventos importantes: 1) LUGAR DONDE DIOS PIDIÓ A ABRAHÁN QUE SACRIFICARA A ISAAC. Dios le dijo a Abrahán: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moria, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré. “Con la obediencia de Abrahán se nos enseña que nada es demasiado precioso para que no se lo demos a Dios”. Abrahán no tuvo que sacrificar a Isaac, porque Dios proveyó de un sustituto: “Y llamó Abraham el nombre de aquel lugar, Jehová proveerá. Por tanto, se dice hoy: En el monte de Jehová será provisto” (Gén 22:14); 2) LUGAR DE LA PROPIEDAD DE ARAUNA. Como consecuencia del censo promovido por David, Dios envió a su Ángel para que extermine a los habitantes de Jerusalén, pero se detuvo en la era de Arauna: “Y Gad vino a David aquel día, y le dijo: Sube, y levanta un altar a Jehová en la era de Arauna jebuseo. Subió David, conforme al dicho de Gad, según había mandado Jehová”. En ese lugar es que se construye el templo dedicado a Dios; 3) SACRIFICIO DE CRISTO. “A los ángeles que presenciaron la humillación y la angustia del Hijo de Dios, no se les permitió intervenir como en el caso de Isaac. No hubo voz que clamara: “¡Basta!” El Rey de la gloria dio su vida para salvar a la raza caída. ¿Qué mayor prueba se puede dar del infinito amor y de la compasión de Dios? “El que aun a su propio Hijo no perdonó, antes le entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?” (PP 54)

CITA SELECTA.-

“Nadie de entre los oyentes, ni aun el que las pronunció, discernió el verdadero significado de estas palabras, “el Cordero de Dios.” Sobre el monte Moria, Abrahán había oído la pregunta de su hijo: “Padre mío…. ¿Dónde está el cordero para el holocausto?” El padre contestó “Dios se proveerá de cordero para el holocausto, hijo mío.”1 Y en el carnero divinamente provisto en lugar de Isaac, Abrahán vio un símbolo de Aquel que había de morir por los pecados de los hombres.”.

(DTG 87).

OREMOS:

DIOS ETERNO. TE EXPRESAMOS GRATITUD POR TU GRAN AMOR AL OFRECER A TU HIJO AMADO EN SACRIFICIO VICARIO POR NUESTROS PECADOS Y FALTAS. POR JESÚS, AMÉN.