DESAFÍO: NO SEAMOS INGRATOS COMO JOÁS

LEAMOS HOY 7 DE NOVIEMBRE 2 CRÓNICAS 24.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “Pero ellos conspiraron contra Zacarías hijo de Joiada y, por orden del rey, lo mataron a pedradas en el atrio del templo del Señor. Así fue como el rey Joás, no tomando en cuenta la bondad de Joiada, mató a su hijo Zacarías, quien al morir dijo: “¡Que el Señor vea esto y te juzgue!” (Ver. 21).

COMENTARIO HISTÓRICO DE 2 CRÓNICAS 24.-

Joiada como mentor de Joás, encabezó una reforma espiritual: destruyó el templo de Baal, los altares y los ídolos paganos. Mientras vivió Joiada, el rey Joás obedeció sus consejos y se mantuvo fiel en los caminos de Dios. A la muerte de Joiada, los jefes de Judá le dieron consejos para que se mantuviera alejado de la idolatría y que sirviera a Dios. Lamentablemente, Joás y todo el pueblo “Abandonaron el templo del Señor, y adoraron las imágenes de Aserá.  Debido a este pecado, la ira de Dios cayó sobre Judá y Jerusalén. Dios les envió profetas, pero ellos no escucharon sus advertencias. Luego le envió a Zacarías, hijo de Joiada para que los amonestara. En lugar de cambiar su conducta, Joás ordenó matar al profeta en el atrio del Templo. Este es el primer caso que menciona la Biblia que un profeta muere apedreado. Joás demostró una “ingratitud vertical”, porque fue desnaturalizado con Dios, se olvidó la forma en que Dios lo protegió de la muerte y sus bendiciones abundantes. También manifestó una “ingratitud horizontal”, por ser malagradecido con Joiada y su esposa, porque ordenó asesinar injustamente al hijo de su mentor. Hoy podemos ser malagradecidos, si no cuidamos de nuestros padres cuando nos necesitan; cuando dejamos a nuestra pareja matrimonial después de años de casados; cuando damos la espalda a las personas que nos apoyaron incondicional.

CITA SELECTA.-

“Debemos acercarnos más a la cruz de Cristo. El arrepentimiento al pie de la cruz es la primera lección de paz que hemos de aprender. Qué ingratitud manifestamos hacia Dios cuando lo despojamos de lo que le pertenece al no otorgarle nuestros afectos y nuestro servicio. ¿Es demasiado entregarnos a nosotros mismos a Aquel que lo ha sacrificado todo por nosotros? ¿Podemos elegir la amistad del mundo antes que el honor inmortal que Cristo nos confiere, es a saber, “que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono”? Apocalipsis 3:21. 

(ECFP 93).

ORACIÓN:

PADRE MISERICORDIOSO, TE PEDIMOS PERDÓN POR SER INGRATOS POR TUS CUIDADOS. QUE PODAMOS ENMENDAR NUESTROS ERRORES DE INGRATITUD HACIA NUESTROS SERES AMADOS Y PERSONAS QUE NOS HAN AYUDADO. POR JESÚS, AMÉN.