LECCIÓN: ADOREMOS AL REY DE GLORIA

LEAMOS HOY 26 DE FEBRERO SALMOS 24.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “Alzad, oh puertas, vuestras cabezas,  Y alzaos vosotras, puertas eternas, y entrará el Rey de gloria. ¿Quién es este Rey de gloria? Jehová de los ejércitos, Él es el Rey de la gloria (Vers. 9, 10).

COMENTARIO HISTÓRICO DE SALMOS 24.-

Algunos eruditos sugieren que David compuso este salmo cuando trasladó el arca de la casa de Obed Edom a Jerusalén. El salmo fue cantado por los levitas que traían el arca, y otro grupo del coro respondía en forma antifonal. Este cántico de adoración los ángeles lo entonaron cuando Cristo ascendió a los cielos. El salmo se inicia con una afirmación categórica: “De Jehová es la tierra y su plenitud, e mundo y los que en el habitan”. Todo lo creado en el universo y en la tierra le pertenecen a Dios por su Creador, por lo tanto, todos los seres humanos le pertenecemos a Dios por creación y por redención. Luego hace dos preguntas retóricas: ¿Quién puede subir al monte del Señor? ¿Quién puede estar en su lugar santo? Y se responde: el que tiene las manos y el corazón limpio. El que puede encontrarse con Dios tiene que tener una conducta moral intachable mantener pensamientos puros. La poesía continúa con dos frases: 1) ALZAD, OH PUERTAS Y ENTRARÁ EL REY DE GLORIA. El mensaje a los que guardan las puertas se repite dos veces, para dar mayor énfasis. La repetición de ambos: la invitación para dar la bienvenida al rey, la pregunta y la respuesta que identifican al rey subrayan la majestuosidad y gloria del rey; 2) JEHOVÁ DE LOS EJÉRCITOS, ÉL ES EL REY DE LA GLORIA. El Rey que llega a la ciudad es un guerrero triunfante, es el comandante de los ejércitos celestiales, el que no ha perdido ninguna batalla.

CITA SELECTA.-

“Al ascender hacia la Santa Ciudad, los ángeles que escoltaban a Jesús clamaron: “Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, y alzaos vosotras, puertas eternas, y entrará el Rey de gloria “. Los ángeles que se encuentran en la ciudad exclamaron con entusiasmo: “¿Quién es este Rey de gloria?” Los ángeles de la escolta respondieron en triunfo: “Jehová el fuerte y valiente, Jehová el poderoso en batalla. Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, y alzaos vosotras, puertas eternas, y entrará el Rey de gloria”. De nuevo los ángeles que aguardaban preguntaron: “¿Quién es este Rey de gloria?” Y los ángeles respondieron melodiosamente: “Jehová de los ejércitos, él es el Rey de la gloria “. Y la procesión celestial entró en la ciudad de Dios”. 

(HR 248).

ORACIÓN:

PADRE. TE ABRIMOS LA PUERTA DE NUESTRO CORAZÓN PARA QUE PUEDAS MORAR EN NUESTRO SER. COMO NUESTRO REY, TE SUPLICAMOS QUE LIBRES TODAS NUESTRAS BATALLAS Y NOS OTORGUES ÉXITO. POR JESÚS, AMÉN.