DESAFÍO: CONFIEMOS EN NUESTRO GRAN DIOS, QUE TIENE PODER PARA CONDUCIRNOS MÁS ALLÁ DE LA MUERTE

LEAMOS HOY 21 DE MARZO SALMOS 48.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: Porque este Dios es Dios nuestro eternamente y para siempre; Él nos guiará aún más allá de la muerte. (Ver. 14).

COMENTARIO HISTÓRICO DE SALMOS 48.-

Según Elena de White, el salmo 48 es uno de los poemas más alegres de David, y fue entonado por los ejércitos de Josafat después de una victoria notable contra los moabitas y amonitas. El salmista exalta la grandeza de Dios, por lo que motiva a los adoradores a alabar su nombre; expresa que su misericordia se extiende hasta los confines de la tierra; y su justicia es reivindicativa. El salmo concluye con la declaración de dos frases sublimes: DIOS, ES DIOS NUESTRO ETERNAMENTE Y PARA SIEMPRE.– Tenemos un Dios que trasciende el tiempo, y su eternidad es la garantía que nos llevará a un mundo de felicidad y podremos vivir, vivir y nunca morir. DIOS GUÍA MÁS ALLÁ DE LA MUERTE.- Dios deber ser nuestra guía a través de toda la vida. Él nos acompañará hasta el mismo fin. Si el cristiano tiene esta confianza, no necesita temer. Es por esta razón, que el salmista termina con una nota de confianza y esperanza: “Nos guiará más allá de la muerte”. La Biblia expresa con claridad que nuestros seres amados y amigos que han bajado a la tumba, no están muertos, solo están descansando: “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor”. 1 Tes 4:16-17

 CITA SELECTA.-

¡Qué mañana gloriosa será la de la resurrección! ¡Qué maravillosa escena ocurrirá cuando Cristo venga para ser admirado por los que creen! Todos los que participaron de la humillación y los sufrimientos de Cristo también participarán de su gloria. Mediante la resurrección de Cristo, cada santo creyente que duerma en Jesús surgirá triunfante de su prisión. Los santos resucitados proclamarán: “¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?”.

(MS 2:310).

ORACIÓN:

PADRE NUESTRO. DECLARAMOS QUE ERES NUESTRO DIOS Y NUESTRO GUÍA. QUEREMOS CONFIAR EN TI, INCLUSO, MÁS ALLÁ DE LA MUERTE. DANOS LA ALEGRÍA, QUE NUESTROS SERES AMADOS QUE ESTÁN DESCANSANDO PUEDAN RESUCITAR EN LA MAÑANA GLORIOSA, POR JESÚS, AMÉN.