CANTEMOS ESA ALABANZA: ERES MI PROTECTOR

LEAMOS HOY 1 DE ABRIL SALMOS 59.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “Pero yo le cantaré a tu poder, y por la mañana alabaré tu amor; porque tú eres mi protector, mi refugio en momentos de angustia. A ti, fortaleza mía, te cantaré salmos, pues tú, oh Dios, eres mi protector. ¡Tú eres el Dios que me ama! (Ver. 16, 17).

COMENTARIO HISTÓRICO DE SALMOS 59.-

El título del salmo 59 hace alusión a aquella noche cuando Saúl envió a sus hombres a vigilar la casa de David con el propósito de darle muerte, esa noche Mical, la hija de Saúl y esposa de David, lo descolgó por la ventana para que huyera y en su cama puso una estatua, la cubrió con ropa de la cama, y cuando los soldados vinieron a buscarlo, ella dijo que David estaba enfermo. Este salmo tiene una estructura simétrica, bien marcada en el texto. El versículo 9 se repite en el 17, y el 6 en el 14, formando las divisiones naturales en el salmo. El Salmo destaca el poder de Dios y su amor. Analicemos dos frases sublimes: 1) ERES MI PROTECTOR.- David usa una serie de palabras para afirmar la seguridad que tiene en Dios: protector, refugio, amparo, fortaleza y alto refugio, son expresiones de confianza y seguridad absoluta en el cuidado de Dios; 2) TÚ ERES EL DIOS QUE NOS AMA.- Repitamos con fe este versículo: “Porque de tal manera AMÓ Dios al mundo que ha dado a su hijo unigénito, para que todo aquél que en él cree no se pierda, sino que tenga vida ETERNA.

CITA SELECTA.-

“Hay que someter y esforzar la mente, contemplando a Dios y su maravilloso plan para nuestra salvación. El alma se elevará sobre las cosas comunes y se fijará en las eternas. El pensamiento de que estamos en el mundo de Dios y en la presencia del gran Creador del universo, quien hizo al hombre a su propia imagen y semejanza, guiará la mente a campos más amplios y elevados para la meditación que lo que puede lograr cualquier historia ficticia. El pensamiento de que el ojo de Dios nos vigila, que él nos ama y se interesó tanto por el hombre caído como para dar a su muy amado Hijo a fin de redimirnos para que no perezcamos miserablemente, es un pensamiento admirable, y todo el que abre su corazón a la aceptación y a la contemplación de estos grandes temas nunca se satisfará con temas triviales y sensacionalistas”.

(The Review and Herald, 9 de nov. de 1886).

ORACIÓN:

QUERIDO PADRE CELESTIAL. EN MEDIO DE LAS TORMENTAS Y AFANES DE ESTA VIDA, TE SUPLICAMOS QUE SEAS NUESTRO PROTECTOR, NUESTRO REFUGIO, NUESTRO AMPARO Y NUESTRA FORTALEZA. PERMITE QUE CADA DÍA DISFRUTEMOS DE TU GRAN AMOR. POR JESÚS, AMÉN.