DESAFÍO: LLEGAR A SER SABIOS Y ENTENDIDOS

LEAMOS HOY 23 DE MAYO SALMOS 111.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; buen entendimiento, tienen todos los que practican sus mandamientos; su loor permanece para siempre”. (Vers. 10).

COMENTARIO HISTÓRICO DE SALMOS 111.-  

El salmo 111 es un acróstico alfabético, cada línea, en vez de cada estrofa, empieza con una letra del alefato hebreo. El salmo inicia diciendo ¡aleluya! que significa “alabad a Jehová”. Exalta a Dios por su bondad constante manifestada en sus obras. El salmista afirma: EL PRINCIPIO DE LA SABIDURÍA ES EL TEMOR A JEHOVÁ.– El Diccionario Bíblico define la sabiduría como la “Cualidad de buen juicio desarrollada a partir de la experiencia, la observación y la reflexión”. La sabiduría es una función de la mente educada, que los escritores bíblicos afirman que proviene del Señor y se relaciona directamente con la obediencia a los mandamientos de Dios. La única forma de llegar a ser verdaderamente sabio es mediante el temor a Jehová. Como consecuencia de temer a Dios, Él concede a sus seguidores “ENTENDIMIENTO“.- La palabra “entendimiento” en hebreo tiene el sentido básico de “separar o distinguir”, por ese se la asocia con la capacidad de distinguir entre lo bueno y lo malo. También el entendimiento se define con la facultad de pensar, por eso se lo asocia con la inteligencia. Dios promete a todos los que obedecen sus mandamientos, que les otorgará entendimiento para discernir entre lo que es incorrecto y lo que es apropiado hacer.

CITA SELECTA.-

“Dios desea que el hombre ejercite sus facultades de raciocinio; y el estudio de la Biblia fortalecerá y elevará el intelecto como ningún otro estudio puede hacerlo. Es el mejor ejercicio intelectual y espiritual para la mente humana. Sin embargo, no debemos endiosar la razón, que está sujeta a la debilidad y flaqueza de la humanidad. Si no queremos que las Escrituras queden veladas para nuestro entendimiento, de manera que no podamos comprender las más claras verdades, debemos tener la sencillez y fe de un niñito, estar listos para aprender y solicitar la ayuda del Espíritu Santo. Cuando acudimos a la Biblia, la razón debe reconocer una autoridad superior a ella, y el intelecto deben inclinarse ante el gran YO SOY. 

(Joyas de los testimonios, 2: 308).

ORACIÓN:

PADRE. TE PEDIMOS QUE NOS LLENES DE SABIDURÍA DIVINA PARA DISCERNIR ENTRE LO BUENO Y LO MALO. SABIDURÍA PARA NO REPETIR LOS ERRORES DEL PASADO. TAMBIÉN TE PEDIMOS ENTENDIMIENTO PARA COMPRENDER CADA DÍA LOS MENSAJES DE TU PALABRA. POR JESÚS, AMÉN.