ACEPTEMOS LA JUSTICIA Y LA RECTITUD DE CRISTO EN NUESTRO FAVOR

LEAMOS HOY 18 DE NOVIEMBRE JEREMÍAS 23.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR:

“Vienen días afirma el Señor, en que de la simiente de David haré surgir un vástago justo; él reinará con sabiduría en el país, y practicará la justicia y rectitud.”

JEREMÍAS 23:5

COMENTARIO HISTÓRICO DE JEREMÍAS 23.-

Jeremías denuncia a los líderes religiosos por ser los culpables de destruir y dispersar a las ovejas. Recordemos lo que tenemos el privilegio de ser líderes religiosos, del juicio que nos puede caer por descuidar nuestras responsabilidades espirituales con nuestros hermanos y hermanas. En contraste con los últimos reyes corruptos, Jeremías revela una profetiza mesiánica: el surgimiento de un renuevo justo, manifestado en la persona de Cristo que establecerá justicia y rectitud.

CRISTO DESEA ACREDITAR A NUESTRO FAVOR SU JUSTICIA.- La Biblia dice que nuestra “justicia es como trapo de inmundicia” (Isa 64:6), por esa razón necesitamos que la justicia de Cristo sea acreditada a nuestro favor para que podamos respetar la verdad y para dar a cada uno lo que le corresponde por derecho.

CRISTO DESEA ACREDITAR A NUESTRO FAVOR SU RECTITUD.– La rectitud se define en dos sentidos: 1) cualidad de ser recto, es decir no se tiene “curvas” o privilegios que nos conducen a la injusticia; 2) Rectitud como sinónimo de integridad, honradez, equidad e imparcialidad.

CITA SELECTA.-

“Nunca, durante su ministerio, se olvidó Jeremías de la importancia vital que tiene la santidad del corazón en las variadas relaciones de la vida, y especialmente en el servicio del Dios altísimo. Previó claramente la caída del reino y la dispersión de los habitantes de Judá entre las naciones; pero con el ojo de la fe miró más allá de todo esto, hacia los tiempos de la restauración. Repercutía en sus oídos la promesa divina: “Yo mismo recogeré el resto de mi rebaño de todos los países a donde las he echado, y las haré volver a sus rediles… He aquí que vienen días, dice Jehová, en que levantaré para David un Vástago justo, el cual reinará como rey, y prosperará; y ejecutará juicio y justicia en la tierra. En sus días Judá será salvo, e Israel habitará seguro; y éste es su nombre con el cual será apellidado: JEHOVÁ, JUSTICIA NUESTRA”. 

(PR 314).

ORACIÓN:

DIOS TODOPODEROSO. ORAMOS POR LOS LÍDERES DE TU PUEBLO: ADMINISTRADORES, PASTORES, ANCIANOS (AS), DIRECTORES (RAS) DE CONGREGACIÓN, PARA QUE LA JUSTICIA DE CRISTO PUEDA PERDONARLOS Y HABILITARLOS PARA QUE SEAMOS IDÓNEOS EN TU CAUSA. POR JESÚS, AMÉN.