INTERROGANTE: ¿QUÉ TIPO DE YUGO TENEMOS QUE CARGAR EN NUESTRAS VIDAS?

LEAMOS HOY 22 DE NOVIEMBRE JEREMÍAS 27.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR:

“Y Dios le dijo: “Hazte unas correas y yugos, y póntelo todo al cuello.”

JEREMÍAS 27:2

COMENTARIO HISTÓRICO DE JEREMÍAS 27.-

En el capítulo 27, Dios le pide a Jeremías que haga una nueva representación simbólica: ponerse un yugo y que se amarre con correa sobre su cuello, como si fuera un animal que ara la tierra o que arrastra una carrosa. Al mismo tiempo, debía hacer yugos similares al que cargaba, para entregar a los embajadores que habían venido a comprometer a Sedequías para rebelarse contra el rey de Babilonia. Con su acción simbólica, Jeremías les mostraba que debían someterse al rey Nabucodonosor, porque Dios así lo había ordenado. En la actualidad, ¿qué tipo de yugo estamos llevando?

LLEVEMOS EL YUGO DE CRISTO.- “Si estuvieras aprendiendo en la escuela de Cristo a llevar su yugo, a compartir sus cargas, a ser manso y humilde como Jesús, no intentarías imponer tu voluntad y tus deseos en forma tan persistente. No te descalifiques por tu resolución de llevar adelante tus puntos de vista a cualquier costo. Detente donde estás y pregúntate: “¿Qué clase de espíritu me está controlando? ¿Estoy amando a Dios con todo mi corazón? ¿Estoy amando a mi prójimo como a mí mismo?”.

CARGUEMOS CON EL YUGO DE LAS PRUEBAS.- El presente año 2020, probablemente ha sido el más difícil de las últimas décadas: 1) Pérdida del trabajo; 2) Disminución del salario; 3) Cuarentena rígida en algunos países; 4) No poder reunirse en las casas con la familia y amigos; 5) Imposibilidad de viajar para cumplir compromisos; 6) Sufrir la enfermedad del Covid-19; 7) Fallecimiento de familiares y amigos. Oremos para que Dios nos pueda fortalecer para soportar todas las pruebas que enfrentemos.

CITA SELECTA.-

“Jeremías declaró que deberían cargar con el yugo de servidumbre durante setenta años y que los cautivos que ya estaban en manos del rey de Babilonia, así como los vasos del templo que habían sido llevados, también deberían permanecer en Babilonia hasta que se agotara el tiempo establecido. Al final de los setenta años Dios los libraría de su cautiverio y castigaría a sus opresores sometiendo, a su vez, al rey de Babilonia a los reyes de otras naciones”

(4TI 169).

OREMOS:

PADRE. INTERCEDEMOS POR NUESTROS FAMILIARES, HERMANOS Y AMIGOS, QUE TIENEN QUE TIENEN QUE SOPORTAR LA PÉRDIDA DE SUS EMPLEOS, ENFERMEDADES, COVID-19 Y DIVERSOS PROBLEMAS. QUE TU GRACIA PUEDA FORTALERNOS PARA SOPORTAR TODAS LAS PRUEBAS. POR JESÚS, AMÉN.