¿ESTAMOS DISPUESTOS A MORIR POR HABLAR DE DIOS?

LEAMOS HOY 21 DE NOVIEMBRE JEREMÍAS 26.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR:

“Y cuando terminó de hablar Jeremías todo lo que Jehová le había mandado que hablase a todo el pueblo, los sacerdotes y los profetas y todo el pueblo le echaron mano, diciendo: De cierto morirás.” (Ver. 8).

JEREMÍAS 26:8

COMENTARIO HISTÓRICO DE JEREMÍAS 26.-

En este capítulo se resume en forma breve el sermón que Jeremías predicó en la puerta del templo, en el que señalaba, que Jerusalén quedaría destruida como Silo. En lugar que el pueblo se arrepintiera como lo hicieron en el tiempo de Josías, la reacción del pueblo y de los dirigentes, fue que Jeremías debía morir por haber anunciado la destrucción de la ciudad. La respuesta del profeta, es similar a la que dieron los millones de mártires a través de los tiempos: “En lo que a mí toca, he aquí estoy en vuestras manos; haced de mí como mejor y más recto os parezca”.

El historiador Eusebio de Cesarea hace el siguiente relato de POLICARPO DE ESMIRNA que se parece a las palabras de Jeremías: “En cuanto a Policarpo, hombre digno de nuestra máxima admiración, cuando llegaron los soldados romanos, se admiraron de su avanzada edad. Fue conducido al estadio, y el procónsul le dijo: “Ten consideración a tu avanzada edad: Jura por la fortuna del César, cambia tu modo de pensar y jura, reniega de Cristo y te pongo en libertad”. Respondió Policarpo: HACE OCHENTA Y SEIS AÑOS QUE LE SIRVO, Y NINGÚN MAL ME HA HECHO: ¿CÓMO PUEDE BLASFEMAR A QUIEN DEBO LA SALVACIÓN? Policarpo es contado entre los mártires, en espera de la resurrección de la vida eterna”.

CITA SELECTA.-

“La ira de los perseguidores era igualada por la fe de los mártires. No sólo los hombres sino aun delicadas señoras y doncellas desplegaron un valor inquebrantable. “Las esposas se colocaban al lado de sus maridos en la hoguera y mientras éstos eran envueltos en las llamas, ellas los animaban con palabras de consuelo, o cantándoles” salmos. “Las doncellas, al ser enterradas vivas, se acostaban en sus tumbas con la tranquilidad con que hubieran entrado en sus aposentos o subían a la hoguera y se entregaban a las llamas, vestidas con sus mejores galas, lo mismo que si fueran a sus bodas.”

(CS54 281).

ORACIÓN:

DIOS TODOPODEROSO. TE PEDIMOS PERDÓN, PORQUE MUCHAS VECES HEMOS TENIDO VERGÜENZA O MIEDO DE TESTIFICAR QUE SOMOS CRISTIANOS. TE IMPLORAMOS QUE NOS OTORGUE LA FE DE LOS MÁRTIRES PARA SOPORTAR CUALQUIER PRUEBA QUE VENGA POR TU CAUSA. POR JESÚS, AMÉN.