LECCIÓN: DIOS SE PREOCUPA POR LOS OPRIMIDOS Y NECESITADOS

LEAMOS HOY 14 DE FEBRERO SALMOS 12.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “Dice el Señor: “Voy ahora a levantarme, y pondré a salvo a los oprimidos, pues al pobre se le oprime, y el necesitado se queja.” (Ver. 5).

COMENTARIO HISTÓRICO DE SALMOS 12.-

Este salmo viene de la época de David en la corte de Saúl. El salmo lleva el título: sobre Seminit, que significa que el cántico debía ser acompañado por el arpa que tenía ocho cuerdas. David le expresa a Dios que se acabaron los piadosos y los fieles. Además, las personas se habían vuelto violentas y mentirosas, oprimen al justo, por esos antecedentes, el salmista le pide a Dios que castigue al injusto, no por un deseo de venganza, sino para ver el actuar a Dios en beneficio del justo. Ante el pedido del salmista, Dios responde que se “levantará”. Esta figura es tomada de la experiencia vivida por el pueblo de Israel: Cada vez que el arca se ponía en marcha, Moisés decía: “¡Levántate, Señor! Sean dispersados tus enemigos; huyan de tu presencia los que te odian”. Esta misma imagen se repite en Sal 68:1: “Que se levante Dios, que sean dispersados sus enemigos, que huyan de su presencia los que le odian”. En respuesta a pedido de oración, Dios responde y promete reprimir la violencia. Este salmo enseña cómo los justos deben comportarse en los sufrimientos que vienen sobre ellos, a través de la corrupción del mundo, que se manifiesta incluso en el pueblo escogido de Dios y sobre todo a través de la deshonestidad y el engaño.

CITA SELECTA.-

“La Biblia nos muestra a Dios en un lugar alto y santo, no en un estado de inactividad, ni en silencio y soledad, sino rodeado por diez mil veces diez millares y millares de millares de seres santos, todos dispuestos a hacer su voluntad. Por conductos que no podemos discernir está en activa comunicación con cada parte de su dominio. Pero es en el grano de arena de este mundo, en las almas por cuya salvación dio a su Hijo unigénito, donde su interés  el interés de todo el cielo se concentran. Dios se inclina desde su trono para oír el clamor de los oprimidos. A toda oración sincera, él contesta: “Aquí estoy”. Levanta al angustiado y pisoteado. En todas nuestras aflicciones, él es afligido. En cada tentación y prueba, el ángel de su presencia está cerca de nosotros para librarnos”.

(Or 43).

OREMOS:

PADRE. TE PEDIMOS QUE PUEDAS SOCORRERNOS Y AYUDAR A TODOS LOS QUE SUFREN INJUSTICIAS, LIMITACIONES Y DISCRIMINACIÓN. QUE TU NOMBRE SE EXALTADO POR TUS GRANDES MISERICORDIAS. POR JESÚS, AMÉN.