LECCIÓN: TODOS SEREMOS JUZGADO POR EL TRIBUNAL DIVINO

LEAMOS HOY 14 DE SEPTIEMBRE ISAÍAS 24.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “Y sucederá así como al pueblo, también al sacerdote; como al siervo, así a su amo; como a la criada, a su ama; como al que compra, al que vende; como al que presta, al que toma prestado; como al que da a logro, así al que lo recibe” (Ver. 2).

COMENTARIO HISTÓRICO DE ISAÍAS 24.-

Después de manifestar las profecías sobre Israel y sus vecinos, el profeta expresa el juicio universal divino contra los habitantes de toda la tierra, porque han desobedecido a Dios; por esa razón, algunos estudiosos llaman a este capítulo “el apocalipsis de Isaías”. El mensaje de este versículo es triple: 1) TODOS SEREMOS JUZGADOS. El juicio o arreglos de cuentas con Dios, será sobre todo lo que los seres humanos hayamos hecho, mientras vivíamos en la tierra. Sin distinción de clase: ricos y pobres, encumbrados y humildes, gente de toda clase social, color y ocupación acudiremos ante el tribunal divino. Recordemos esta recomendación bíblica: Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano? O también, tú, ¿por qué menosprecias a tu hermano? porque todos compareceremos ante este tribunal; 2) TODAS NUESTRAS ACCIONES ESTÁN REGISTRADAS.- Todos nuestros actos, así como nuestros pensamientos, saldrán a luz en el juicio divino: “Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala”; 3) VIVAMOS EN SANTIDAD.- Si el juicio universal divino es innegable, entonces caminemos y vivamos en santidad para que cuando nuestro nombre pasa por el juicio investigador, la sangre de Cristo borre todos nuestros pecados, y de esta manera podamos obtener la salvación.

CITA SELECTA.-

“Muchos de los que profesan guardar los mandamientos de Dios trabajan con pesos y balanzas falseados. Cuando un hombre está verdaderamente relacionado con Dios y guarda su ley, su vida lo revelará, porque todas sus acciones estarán en armonía con las enseñanzas de Cristo. No venderá su honra por ganancia… Se puede pasar por alto y ocultar a los ojos de los hombres el engaño, la mentira y la infidelidad, pero no a los ojos de Dios. Los ángeles del Señor, los cuales vigilan el desarrollo de nuestro carácter y pesan nuestro valor moral, registran en los libros del cielo estas transacciones menores que revelan el carácter”

(TI 4:305).

OREMOS:

PADRE ETERNO. GRACIAS PORQUE EN TU PALABRA SE NOS ADVIERTE QUE HABRÁ UN JUICIO UNIVERSAL, EN LAS QUE TODAS NUESTRAS ACCIONES SALDRÁN A LUZ. TE SUPLICAMOS QUE TU SANTO ESPÍRITU NOS ENSEÑE A VIVIR EN FORMA PIADOSA Y SANTA. POR JESÚS, AMÉN.