APROPIÉMONOS DE ESTAS MARAVILLOSAS PROMESAS

LEAMOS HOY 15 DE SEPTIEMBRE ISAÍAS 25.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “Destruirá a la muerte para siempre; y enjugará Jehová el Señor toda lágrima de todos los rostros; y quitará la afrenta de su pueblo de toda la tierra; porque Jehová lo ha dicho. Y se dirá en aquel día: He aquí, éste es nuestro Dios, le hemos esperado, y nos salvará; éste es Jehová a quien hemos esperado, nos gozaremos y nos alegraremos en su salvación.” (Vers. 8, 9).

COMENTARIO HISTÓRICO DE ISAÍAS 25.-

EL capítulo 25 de Isaías, es un himno de alabanza a Dios por sus maravillas y por haber rescatado a su pueblo: ¡Oh Jehová, tú eres mi Dios! Te exaltaré; alabaré tu nombre, porque has hecho maravillas. Esta profecía expresa la certeza de la resurrección después de la muerte. Dios promete y asegura la victoria sobre la muerte. Dios ofrece tres grandes promesas en éste capítulo: 1) DIOS DESTRUIRÁ A LA MUERTE PARA SIEMPRE.– Este es uno de los pasajes bíblicos del Antiguo Testamento que asegura la destrucción de la muerte para siempre, para dar lugar a la resurrección y la vida eterna; 2) DIOS ENJUGARÁ TODA LÁGRIMA.- Dentro de muy poco, Dios secará nuestras lágrimas y suprimirá el dolor. ¿Estamos tristes porque el Covid-19 arrebató la vida de nuestros familiares o de algún amigo? ¿Tenemos lágrimas en nuestros rostros porque muchas personas han quedado sin trabajo y no tienen alimentos? Este mundo de pesares será convertido en un lugar de alegría, paz y vida eterna; 3) DIOS NOS SALVARÁ.– Este será nuestro grito triunfante y alegre que brotará de nuestros labios cuando Cristo aparezca en las nubes de los cielos: “He aquí, éste es nuestro Dios, le hemos esperado, y nos salvará; éste es Jehová a quien hemos esperado, nos gozaremos y nos alegraremos en su salvación”.

CITA SELECTA.-

“Si Cristo dio su vida para salvar a los pecadores, ¿por qué no habré yo de recibir esa bendición? Mi fe la aferra, y así mi fe es la certeza de las cosas que se esperan, la convicción de lo que no se ve. Así confiando y creyendo, tengo paz para con Dios por el Señor Jesucristo. El mora en Cristo y Cristo mora en el alma por la fe suprema. El creyente confía su alma y su cuerpo a Dios, y puede decir con certeza: Cristo puede guardar lo que yo le he confiado para aquel día. Todos los que hagan esto serán salvados para vida eterna”

(DNC 170).

ORACIÓN:

DIOS DE SALVACIÓN. TE EXPRESAMOS NUESTRO PROFUNDO INTERÉS DE ENTONAR ESTE CÁNTICO DE ALABANZA: HE AQUÍ, ÉSTE ES NUESTRO DIOS, LE HEMOS ESPERADO, Y NOS SALVARÁ. YA DESEAMOS VIVIR EN ESE MUNDO DONDE NO HABRÁ MUERTE, LÁGRIMAS Y DOLOR. POR JESÚS, AMÉN.