DESAFÍO: CONOCER EL MINISTERIO PROFÉTICO DE JEREMÍAS

LEAMOS HOY 27 DE OCTUBRE JEREMÍAS 1.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “Mira que te he puesto en este día sobre naciones y sobre reinos, para arrancar y para destruir, para arruinar y para derribar, para edificar y para plantar.” (Ver. 10).

AUTOR Y FECHA DE LIBRO DE JEREMÍAS.-

El libro de Jeremías, lleva el nombre de su autor, quien se identifica como hijo de Jilquías”, que provenía de Anatot, por lo que era de la descendencia sacerdotal. Fue llamado al ministerio profético en el año 627/6 AC, cuando era muy joven. Profetizó durante los reinados de Josías, Joacaz, Joacim, Joaquín y Sedequías, hasta la caída de Jerusalén en el 586 a.C. Decidió quedarse en Judá, ministrando por los sobrevivientes. Después del asesinato de Gedaliah, él fue forzado a irse a Egipto, donde predijo la invasión de Egipto por Nabucodonosor. Durante cuarenta años iba a destacarse Jeremías delante de la nación como testigo por la verdad y la justicia. En un tiempo de apostasía sin igual, iba a representar en su vida y carácter el culto del único Dios verdadero. Jeremías es llamado el profeta “llorador”, porque lloraba por los pecados de su pueblo.

PROPÓSITO DEL LIBRO.- El propósito del libro es guiar el pueblo al arrepentimiento, para que Dios pueda mostrar su misericordia, porque los juicios contra Judá están por ejecutarse. Jeremías predice el exilio, pero también profetiza el retorno de los cautivados después de 70 años y describe el reinado mesiánico de paz.

PARA EDIFICAR Y PLANTAR.- “Gracias a Dios por las palabras “para edificar y para plantar.” Por su medio, el Señor aseguró a Jeremías que tenía el propósito de restaurar y sanar. Severos iban a ser los mensajes que debería dar durante los años que vendrían. Habría de comunicar sin temor las profecías de los juicios que se acercaban rápidamente”. (PR 300).

CITA SELECTA.-

“En el joven Jeremías, Dios veía alguien que sería fiel a su cometido, y que se destacaría en favor de lo recto contra gran oposición. Había sido fiel en su niñez; y ahora iba a soportar penurias como buen soldado de la cruz… Durante cuarenta años iba a destacarse Jeremías delante de la nación como testigo por la verdad y la justicia. En un tiempo de apostasía sin igual, iba a representar en su vida y carácter el culto del único Dios verdadero”

(PR 299).

ORACIÓN:

DIOS TODOPODEROSO. AL INICIAR EL ESTUDIO DEL LIBRO DEL PROFETA JEREMÍAS, TE IMPLORAMOS QUE TU SANTO ESPÍRITU NOS AYUDE A COMPRENDER LOS MENSAJES QUE SE ENCUENTREN EN CADA CAPÍTULO. PON EL DESEO DE ESTUDIAR CADA DÍA TÚ PALABRA. POR JESÚS, AMÉN.