DESAFÍO: CONOCER LAS CAUSAS POR LAS CUALES LOS HABITANTES DE ISRAEL FUERON DEPORTADOS

LEAMOS HOY 22 DE AGOSTO 2 REYES 1.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “Ellos respondieron: —Es que un hombre nos salió al encuentro y nos dijo que regresáramos al rey que nos había enviado y le dijéramos: “Así dice el Señor: ‘¿Por qué mandas a consultar a Baal Zebub, dios de Ecrón? ¿Acaso no hay Dios en Israel? Pues bien, ya no te levantarás de tu lecho de enfermo, sino que ciertamente morirás”. (Ver. 6).

AUTOR DEL LIBRO DE LOS REYES.-

En los textos hebreos, el libro de los Reyes era uno solo, sin embargo, la versión griega de la Septuaginta lo dividió en dos libros. Según la tradición judía el Talmud, Baba Bathra, 15ª sostiene que Jeremías escribió el libro de los Reyes y el libro que lleva su nombre.

TEMA.-

El segundo libro de Reyes presenta los siguientes temas: 1) Juicio: El libro explica que por sus idolatrías y por abandonar el pacto hecho con Dios, los habitantes de Samaria, capital del reino del norte, fueron deportados a Siria; y los habitantes del Jerusalén, capital de reino de Sur, fueron exiliados a Babilonia; 2) Profetas: el ministerio proféticos de Elías y de Eliseo tenían como propósito amonestar al rey del Sur y a su pueblo para que abandonen la adoración a dioses falsos.

CITA SELECTA.-

“La historia del pecado y castigo de Ocozías encierra una lección y advertencia que nadie puede despreciar con impunidad. Aunque no tributen homenaje a los dioses paganos, millares están adorando ante el altar de Satanás tan ciertamente como lo hacía el rey de Israel. El mismo espíritu de idolatría pagana abunda hoy, aunque, bajo la influencia de la ciencia y la educación, ha asumido una forma más refinada y atrayente. Cada día añade tristes evidencias de que la fe en la segura palabra de la profecía está disminuyendo rápidamente, y de que en su lugar la superstición y hechicerías satánicas están cautivando las mentes humanas. Todos los que no escudriñan fervientemente las Escrituras, ni someten todo deseo y propósito de la vida a esa prueba infalible, todos los que no buscan a Dios en oración para obtener el conocimiento de su voluntad, se extraviarán seguramente de la buena senda, y caerán bajo la seducción de Satanás.

(CPI 584).

OREMOS:

PADRE ETERNO. AL INICIAR LA LECTURA DEL SEGUNDO LIBRO DE LOS REYES, TE SUPLICAMOS QUE NOS OTORGUES EL DISCERNIMIENTO DE ESPÍRITU PARA ALEJARNOS DE LA IDOLATRÍA Y LA DESOBEDIENCIA. POR JESÚS, AMÉN.