DESAFÍO: IMITAR LA VIDA DE ELÍAS

LEAMOS HOY 23 DE AGOSTO 2 REYES 2.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “Al cruzar, Elías le preguntó a Eliseo: ¿Qué quieres que haga por ti antes de que me separen de tu lado? Te pido que sea yo el heredero de tu espíritu por partida doble respondió Eliseo.” (Ver. 9).

COMENTARIO HISTÓRICO DE 2 REYES 2.-

La vida y ministerio del profeta Elías se convierte en un desafío a ser imitado por los cristianos de hoy, porque Elías denunció la idolatría de Acab y de Jezabel y la apostasía de los habitantes del reino del Norte. El último día de su permanencia en la tierra, Elías hizo un recorrido acompañado por Gilgal, Jericó y el río Jordán. Antes de ascender al cielo, Elías le preguntó a Eliseo qué deseaba que hiciera por él: “Eliseo no solicitó honores mundanales ni algún puesto elevado entre los grandes de la tierra. Lo que él anhelaba era una gran medida del Espíritu que Dios había otorgado tan liberalmente al que estaba a punto de ser honrado por la traslación. Sabía que nada que no fuese el Espíritu que había descansado sobre Elías podría hacerle idóneo para ocupar en Israel el lugar al cual Dios le había llamado; de modo que pidió: “Te ruego que tenga yo una doble porción de tu espíritu.” (Profetas y Reyes 169).

CITA SELECTA.-

Al rechazar la verdad, los hombres rechazan al Autor de ella. Al pisotear la ley de Dios, se niega la autoridad del Legislador. Es tan fácil hacer un ídolo de las falsas doctrinas y teorías como tallar un ídolo de madera o piedra. Al representar falsamente los atributos de Dios, Satanás induce a los hombres a que se formen un falso concepto con respecto a él. Muchos han entronizado un ídolo filosófico en lugar de Jehová, mientras que el Dios viviente, tal cual está revelado en su Palabra, en Cristo y en las obras de la creación, no es adorado más que por un número relativamente pequeño. Miles y miles deifican la naturaleza al paso que niegan al Dios de ella. Aunque en forma diferente, la idolatría existe en el mundo cristiano de hoy tan ciertamente como existió entre el antiguo Israel en tiempos de Elías. El Dios de muchos así llamados sabios, o filósofos, poetas, políticos, periodistas—el Dios de los círculos selectos y a la moda, de muchos colegios y universidades y hasta de muchos centros de teología—no es mucho mejor que Baal, el dios-sol de los fenicios.

(CI 65.1)

ORACIÓN:

PADRE NUESTRO. TE PEDIMOS QUE NOS CONVIERTAS EN MODERNOS ELÍAS, PARA DIRIGIR A TU PUEBLO A UN REAVIVAMIENTO Y UNA REFORMA. QUE SEAMOS INTRUMENTOS DE SALVACIÓN A OTRAS PERSONAS. POR JESÚS, AMÉN.