DESAFÍO: NO ACONSEJAR A NADIE A HACER LO MALO

LEAMOS HOY 5 DE NOVIEMBRE 2 CRÓNICAS 22.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “También Ocozías siguió el mal ejemplo de la familia de Acab, pues su madre le aconsejaba que hiciera lo malo. (Ver. 3).

COMENTARIO HISTÓRICO DE 2 CRÓNICAS 22.-

Ocozías reinó solamente un año y durante este breve tiempo, su madre Atalía “le aconsejaba a obrar impíamente,” “anduvo en el camino de la casa de Acab, e hizo lo malo en ojos de Jehová”. Cuando la familia de Acab sobrepasó al límite de la misericordia divina, Eliseo envió a un miembro de la comunidad de los profetas para que ungiera a Jehú, como el nuevo rey de Israel del Norte, con la orden que debía exterminar a la familia de Acab. Después que fuera proclamado rey por el ejército, Jehú se dirigió a Jezreel, donde inició su obra de ejecutar a los que habían preferido deliberadamente continuar en el pecado e inducir a otros a hacer lo mismo. Fueron muertos Joram de Israel, Ocozías de Judá y Jezabel la reina madre, con todos los que habían quedado de la casa de Acab en Jezreel. La influencia negativa de Atalía sobre su hijo Ocozías se registra en la Sagradas Escrituras con estas palabras: “su madre, le aconsejaba que hiciera lo malo. Queridos padres y madres, debemos ejercer influencia positiva sobre sus hijos. Brindemos consejos que estén amparados en las Sagradas Escrituras y en las buenas costumbres de la sociedad. Nunca demos consejos que induzcan a la venganza, al odio, a hacer el mal a alguien o que se separen de los caminos de Dios. Evitemos aconsejar a las personas de nuestro entorno a: Alejarse de Dios, separarse del matrimonio por asuntos triviales, pagar con la misma moneda a los que hicieron mal, incitar a pecar. Seamos influencias para el bien.

CITA SELECTA.-

“Enseñad a vuestros hijos que es privilegio suyo recibir cada día el bautismo del Espíritu Santo. Permitid que Cristo encuentre en vosotros su mano auxiliadora para ejecutar sus propósitos. Por la oración podéis adquirir una experiencia que dará perfecto éxito a vuestro ministerio en favor de vuestros hijos. Después de haber cumplido fielmente con vuestro deber para vuestros hijos, llevadlos a Dios y pedidle que os ayude. Decidle que habéis hecho vuestra parte y luego con fe pedid a Dios que haga su parte, lo que no podéis hacer”.

(CPI 362).

ORACIÓN:

DIOS ETERNO, TE PEDIMOS SABIDURÍA PARA QUE PODAMOS CON CONSEJOS SABIOS A NUESTROS HIJOS. QUE NOS OTORGUES TU SANTO ESPÍRITU PARA DAR CONSEJOS SABIOS QUE RESTAUREN Y RECONCILIEN A LAS PERSONAS. POR JESÚS, AMÉN.