SI DIOS ESTÁ CON NOSOTROS, NADIE PODRÁ CONTRA NOSOTROS

LEAMOS HOY 5 DE DICIEMBRE NEHEMÍAS 6.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “Cuando todos nuestros enemigos se enteraron de esto, las naciones vecinas se sintieron humilladas, pues reconocieron que ese trabajo se había hecho con la ayuda de nuestro Dios” (Ver. 16).

COMENTARIO HISTÓRICO DE NEHEMÍAS 6.-

En este capítulo se continúa narrando los problemas que tuvo que enfrentar Nehemías para reconstruir Jerusalén: 1) Sambalat junto a otras personas convocaron a Nehemías para que se puedan reunir en el valle de Ono, con el propósito de asesinarlo. Sin embargo, Nehemías les respondió que “estaba ocupado en una gran obra”, por lo que no podía reunirse; 2) Enviaron una “carta abierta” para que todos se enteraran que Nehemías supuestamente quería coronarse como rey. Nehemías les contestó que eran argumentos falsos; 3) Usaron a Semaías para que con engaño le advirtiera a Nehemías que esa noche lo iban a asesinar, por lo que le aconsejó que se encerraran en la casa de Dios, con el propósito de denigrarlo por haber tenido miedo; 4) Sobornaron a la profetisa Noadias y a otros profetas para intimidarlo y abandonara la obra. Cuando la reconstrucción del muro se concluyó, “todos nuestros enemigos se enteraron de esto, las naciones vecinas se sintieron humilladas, pues reconocieron que ese trabajo se había hecho con la ayuda de nuestro Dios”. Nehemías rechazó con la dirección del Espíritu Santo los consejos que pudieron llevarlo a desconfiar de la protección divina. Entreguemos en las manos de Dios nuestra vida, para que él se encargue de humillar a los que desean hacernos mal. Para conseguir victorias, debemos seguir la fórmula de Nehemías: 1) Oración permanente, para depositar en Aquel que tiene poder ilimitado; 2) Abocarse al trabajo con toda nuestra fuerza, impidiendo que nada nos distraiga de nuestros objetivos. El cultivo de estas dos cualidades permitirá obtener victorias.

CITA SELECTA.-

“En la resuelta devoción de Nehemías a la obra de Dios, y en su igualmente firme confianza en Dios, residía la razón del fracaso que sufrieron sus enemigos al tratar de atraerlo adonde lo tuviesen en su poder. El alma indolente cae fácilmente presa de la tentación; pero en la vida que tenga nobles fines y un propósito absorbente, el mal encuentra poco lugar donde asentar el pie. La fe del que progresa constantemente no se debilita; porque encima, debajo y más allá de lo que se ve reconoce al amor infinito que obra todas las cosas para cumplir su buen propósito”.

 (PR 488).

ORACIÓN:

PADRE, GRACIAS PORQUE TÚ PELEAS NUESTRAS BATALLAS, QUEREMOS DEPENDER TOTALMENTE DE TI, PARA CAMINAR DE VICTORIA EN VICTORIA, POR JESÚS, AMÉN.