DESAFÍO: DEPOSITEMOS NUESTRAS ANGUSTIAS Y PECADOS DELANTE DE NUESTRO INTERCESOR

LEAMOS HOY 7 DE ENERO JOB 16.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “Mi intercesor es mi amigo, y ante él me deshago en lágrimas”. (Ver. 20).

COMENTARIO HISTÓRICO DE JOB 16.-

En el quinto discurso de Job ante sus amigos, hace dos declaraciones magistrales: 1) MI INTERCESOR ES MI AMIGO. Apreciado hermano y hermana ¿Nos sentimos sin el apoyo de amigos y amigas? ¿Nos sentimos chasqueados por nos han dado la espalda? ¿Nos sentimos solos? Acudamos a ese amigo que nunca nos falla: “Cristo es nuestro sacrificio, nuestro sustituto, nuestro garante, nuestro intercesor. La intercesión de Cristo en nuestro favor consiste en presentar sus méritos divinos en ofrenda de sí mismo al Padre como nuestro sustituto y garante; porque Él ascendió al cielo para hacer expiación por nuestras transgresiones. “Si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo”. 1 Juan 2:1. (FO, 109); 2) EXPRESEMOS CON LÁGRIMAS NUESTRAS ANGUSTIAS Y FRUSTRACIONES.- ¿Estamos enfrentado problemas sin solución? ¿Creemos que las fuerzas se han agotado? ¿Tenemos deseos de abandonar todo, porque nuestros esfuerzos son inútiles? Job nos recuerda que este amigo JESÚS, está intercediendo por nosotros, y nos anima a derramar nuestras lágrimas ante su presencia. Jesús nos promete: FELICES LOS QUE LLORAN, PORQUE ELLOS RECIBIRÁN CONSOLACIÓN (Mat 5:4).

CITA SELECTA.-

“Cuando Martín Lutero recibió noticias des animadoras a menudo mencionadas: ‘Venid, vamos a cantar el Salmos 46 ‘. Este salmo comienza con las palabras: ‘ Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, y se traspasen los montes al corazón del mar ‘. En lugar de lamentos, lloro y desesperación, cuando las pruebas se acumulan sobre nosotros y nos amenazan como una inundación que quisiera abrumarnos, sino solo oráramos pidiendo ayuda a Dios, sino que alabáramos al Señor por tantas bendiciones que nos han dado, alabando a Aquel que es capaz de ayudarnos, nuestra conducta sería más agradable a sus ojos, y veríamos más su salvación”. 

(NB 285). 

ORACIÓN:

PADRE. TE PEDIMOS QUE TU PRESENCIA RECONFORTE A TODOS LOS QUE ESTAMOS PASANDO POR LOS VALLES DE SOMBRA DE MUERTE. DERRAMAMOS NUESTRAS LÁGRIMAS PARA QUE NOS RECONFORTES Y QUE TU HIJO SEA NUESTRO FIEL INTERCESOR. TE LO PEDIMOS EN SU NOMBRE, AMÉN.