NO PARTICIPAR EN NINGUNA FORMA DE DISCRIMINACIÓN

LEAMOS HOY 22 DE ENERO JOB 31.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “El mismo Dios que me formó en el vientre fue el que los formó también a ellos; nos dio forma en el seno materno. (Ver. 15).

COMENTARIO HISTÓRICO DE JOB 31.-

La Comisión Mundial de Derechos Humanos, define la discriminación “como una forma de violencia pasiva; convirtiéndose, a veces, este ataque en una agresión física. Quienes discriminan designan un trato diferencial o inferior en cuanto a los derechos y las consideraciones sociales de las personas, organizaciones y estados. Hacen esta diferencia ya sea por el color de la piel, etnia, sexo, edad, cultura, religión o ideología”. La discriminación se manifiesta en miradas odiosas, prohibir permanecer en lugares públicos, trabajos o escuelas. Se cataloga a los individuos de algunas culturas como avaros, ladrones, sucios, o inmigrantes ilegales, este juicio a priori hace que los individuos sean prejuzgados antes de ser conocidos. La discriminación en todas sus formas se desarraiga cuando se parte del principio bíblico que todos procedemos de los mismos padres. Los africanos, asiáticos, árabes, caucásicos, latinoamericanos, judíos, mestizos, indios, etc., provenimos de una sola raíz genealógica: Adán y Eva (Gén 1:26-27), quienes fueron creados por Dios, y de ellos proceden todos los seres humanos, indistintamente provengan de alguna tribu, colonia, países, regiones o continentes. Practiquemos estos consejos bíblicos para erradicar la discriminación: 1) Dios no hace acepción de personas; 2) Para Dios no existen las diferencias de etnias; 3) Es pecado hacer discriminación; 4) No torcer el derecho para privilegiar a ciertas clases sociales; 5) No discriminar por la vestimenta o apariencia física.

CITA SELECTA.-

“¡Cuán cuidadosamente obró el Señor para vencer los prejuicios contra los gentiles, que tan firmemente había inculcado en la mente de Pedro su educación judaica! Por la visión del lienzo y de su contenido, trató de despojar la mente del apóstol de esos prejuicios, y de enseñarle la importante verdad de que en el cielo no hay acepción de personas; que los judíos y los gentiles son igualmente preciosos a la vista de Dios; que por medio de Cristo los paganos pueden ser hechos partícipes de las bendiciones y privilegios del evangelio”.

 (TS 2:134).

ORACIÓN:

DIOS DE TODA NACIÓN TRIBU, LENGUA Y PUEBLOS. DESARRAIGA TODA FORMA DE DISCRIMINACIÓN EN TU PUEBLO ESCOGIDO. BORRA ESTE PECADO SI LO HEMOS ESTADO PRACTICADO. Y FORTALECE A TODOS LOS QUE ESTÁN SUFRIENDO DISCRIMINACIÓN. POR JESÚS, AMÉN.