INTERROGANTE: ¿SOMOS NECIOS O ENTENDIDOS?

LEAMOS HOY 26 DE MARZO SALMOS 53.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “Dice el necio en su corazón: No hay Dios. Se han corrompido, e hicieron abominable maldad; No hay quien haga bien. Dios desde los cielos miró sobre los hijos de los hombres, para ver si había algún entendido que buscara a Dios”. (Vers. 1, 2).

COMENTARIO HISTÓRICO DE SALMOS 53.-

Este Salmo se diferencian del salmo 14, porque se reprende al tener temor sin sentido, ya que Dios esparció a los enemigos. Los salmos 14 y 53, muestran facetas contrastantes de lo mismo: cuando el peligro acecha, sus enemigos tienen toda razón para temer y el pueblo de Dios no debe tener ninguna razón para temer, porque Dios los conduce. El salmista expresa las palabras del necio: “NO HAY DIOS”. La persona frívola argumenta que Dios no existe, porque quiere encubrir sus actos corruptos, inmorales y malvados. Sin embargo, la naturaleza, los astros, y el orden de los sistemas, testifican que DIOS EXISTE. Sin embargo, lo más alarmante es que, las personas que creen en la existencia de Dios, viven como si Dios no existiera. El salmista nos desafía a NO VIVIR NECIAMENTE.- Malgastar los años de vida que Dios nos concede viviendo en forma disoluta, es no aprovechar la vida en forma apropiada. Vivamos para agradar a Dios y ser felices con las personas que nos rodean. SEAMOS ENTENDIDOS EN BUSCAR A DIOS.- Dios busca en todo el mundo, personas que sean “inteligentes”, para que sean entendidos en buscar a Dios. Que Dios diga de nosotros lo que dijo de Job: Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal?

CITA SELECTA.-

“Tened cuidado con las dilaciones. No posterguéis la obra de abandonar vuestros pecados y buscar la pureza del corazón por medio del Señor Jesús. En esto es donde miles y miles han errado a costa de su perdición eterna. No insistiré aquí en la brevedad e incertidumbre de la vida; pero se corre un terrible peligro, que no se comprende lo suficiente, cuando se posterga el acto de ceder a la voz suplicante del Santo Espíritu de Dios y se prefiere vivir en el pecado, porque tal demora consiste realmente en esto. No se puede continuar en el pecado, por pequeño que se lo considere, sin correr el riesgo de una pérdida infinita. Lo que no venzamos nos vencerá a nosotros y nos destruirá”.

(Camino a Cristo, 32).

OREMOS:

TE SUPLICAMOS PADRE, QUE ERRADIQUES LA NECEDAD DE VIVIR EN PECADO Y ALEJADOS DE TU PRESENCIA. DANOS LA HABILIDAD DE SER ENTENDIDOS PARA BUSCARTE TODOS LOS DÍAS DE NUESTRA VIDA. POR JESÚS, AMÉN.