DESAFÍO: VAMOS DE VICTORIA EN VICTORIA

LEAMOS HOY 2 DE ABRIL SALMOS 60.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “Con Dios obtendremos la victoria; ¡él pisoteará a nuestros enemigos! (Ver. 12).

COMENTARIO HISTÓRICO DE SALMOS 60.-

Este salmo fue escrito durante la guerra de Israel con los edomitas, ya que mientras Israel ganaba victorias por el lado de Siria, los edomitas lo atacaron desde el sur. Con la angustia de tener al enemigo por dos frentes, David presenta un ruego a Dios para que le otorgue la victoria. Después de orar, expresa su confianza en la victoria final sobre los enemigos de Israel. El título del salmo dice que es “didáctico”, porque debía ser “enseñado” para que pueblo de Israel aprenda a depender de Dios en toda situación. VICTORIAS EN CRISTO.- David exclama: “con Dios obtendremos la victoria. La palabra victoria se menciona 245 veces en la Biblia. Cristo puede otorgarnos victorias en tres áreas: 1) VICTORIA SOBRE EL PECADO.- Con el poder que Dios desea concedernos, podemos vencer las tendencias al pecado, ya sean heredadas o cultivadas. Nuestros deseos que ser puestos bajo el dominio del Espíritu Santo. Dios anhela que podamos obtener victorias sobre Satanás y sus tentaciones; 2) VICTORIA SOBRE EL YO. El rendir nuestro yo a la voluntad de Dios no es algo fácil de alcanzar. El orgullo y la suficiencia propia batallan para ser libres sin la dirección divina. No es fácil rendir el yo, someter todos nuestros planes a la voluntad de Dios, para que Él nos gobierne; 3) VICTORIA PARA PERMANECER EN CRISTO.- Si usted está en Cristo, y Cristo está en usted, será transformado, renovado y santificado.

CITA SELECTA.-

“Cristo no desmayó ni se desalentó, y sus seguidores han de manifestar una fe de la misma naturaleza perdurable. Han de vivir como él vivió y obrar como él obró, porque dependen de él como el gran Artífice y Maestro. Deben poseer valor, energía y perseverancia. Aunque obstruyan su camino imposibilidades aparentes, por su gracia han de seguir adelante. En vez de deplorar las dificultades, son llamados a superarlas. No han de desesperar de nada, sino esperarlo todo. Con la áurea cadena de su amor incomparable, Cristo los ha vinculado al trono de Dios. Quiere que sea suya la más alta influencia del universo, que mana de la fuente de todo poder. Han de tener poder para resistir el mal, un poder que ni la tierra, ni la muerte ni el infierno pueden dominar, un poder que los habilitará para vencer”.

(DTG 634).

ORACIÓN:

GRACIAS PADRE, ALABAMOS TU NOMBRE PORQUE ERES UN DIOS DE VICTORIA Y DE PODER. TE SUPLICAMOS PUEDAS DARNOS VICTORIAS SOBRE EL PECADO, SOBRE EL YO, Y VICTORIAS PARA PERMANECER EN CRISTO. POR JESÚS, AMÉN.