PEDIDO: LLÉVANOS A LA ROCA SEGURA

LEAMOS HOY 3 DE ABRIL SALMOS 61.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “Desde los confines de la tierra te invoco, pues mi corazón desfallece; llévame a una roca donde esté yo a salvo. (Ver. 2).

COMENTARIO HISTÓRICO DE SALMOS 61.-

El salmo 61 fue escrito por David probablemente en el período de la rebelión de Absalón, cuando el rey se hallaba en el destierro, en Mahanaim. David estaba en el exilio, en “los confines de la tierra”, cuando se lo llevaron fuera del templo, y cuando su dinastía parecía estar en peligro de caer. Este salmo nos ayuda a confiar, porque, aunque estemos rodeamos de enemigos que procuran hacernos daños, Dios nunca nos abandonará. David exclama: “TE INVOCO, PORQUE MI CORAZÓN DESFALLECE”.- Analice estas preguntas: ¿Siente que ya no tiene fuerzas para seguir avanzando? ¿Tiene frustración porque en las personas que confiaba, le dieron la espalda? ¿Está en un túnel oscuro de dificultades y no puede ver un hálito de luz? Entonces, es el momento de implorar por auxilio divino. En muchas circunstancias, Dios cierra todas las alternativas, para que suplique a Dios por la solución de nuestros problemas. Luego, David solicita: “LLÉVANOS A UNA ROCA DONDE PODAMOS ESTAR A SALVO”. Leamos y entonemos esta alabanza: “Aunque ruja la tormenta, de mi vida en derredor, al amparo de la Roca salvo estoy. Si la tempestad aumenta, no tendré ningún temor: Al amparo de la Roca salvo estoy. Al amparo de la Roca salvo estoy, al amparo de la Roca salvo estoy; si conmigo está el Señor, no tendré ningún temor: Al amparo de la Roca salvo estoy”.

CITA SELECTA.-

El salmista pidió ser fortalecido, pues se sentía abrumado. Pidió a Dios que lo llevara a la roca que era más alta que él. Recordemos que Dios es el único que puede sacarnos por encima de los problemas y situaciones de crisis. David deseaba ser conducido a una roca que él mismo no pudiera alcanzar; sólo Dios puede llevarnos a esa posición. Fuera de la gloria de Dios, no vale la pena luchar por ninguna otra cosa. “La única roca que permanecerá es la Roca de la Eternidad. La verdad enseñada por Jesús constituye el único refugio en estos días cuando predomina el error”.

2MS 130.

ORACIÓN:

QUERIDO PADRE, INVOCAMOS TU NOMBRE PARA QUE PUEDAS FORTALECER A NUESTROS HERMANOS Y HERMANAS QUE ESTÁN DESFALLECIENDO POR LOS PROBLEMAS Y LAS PRUEBAS. CONDÚCENOS A UNA ROCA SEGURA Y QUE CRISTO SEA NUESTRO REFUGIO. POR JESÚS, AMÉN.