EXPRESEMOS LAS LECCIONES EXTRAÍDAS DE LOS SALMOS

LEAMOS HOY 1 DE JULIO SALMOS 150. 

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “Alábenlo por sus proezas, alábenlo por su inmensa grandeza” (Ver. 2).

COMENTARIO HISTÓRICO DE SALMOS 150.-

El salmo 150 es el último del salterio y es la doxología final del libro de los Salmos. Enmudece la palabra y surge la música entonada por toda la orquesta. El salmo se divide en: 1) Alabanza a Dios por todas las obras descritas en el libro; 2) Alabanza por su inmensa grandeza; 3) Todos los instrumentos musicales han de prestar su sonido para esta solemne alabanza final; 4) La última palabra de todo lo creado y redimido es ésta: “¡Aleluya!”  HAGAMOS UNA LISTA DE LOS BENEFICIOS QUE HEMOS OBTENIDO DE LA LECTURA DEL LIBRO DE LOS SALMOS: 1) Agradecemos a Dios por habernos permitido estudiar, escribir y comentar estos maravillosos salmos; 2) Hemos aprendido a orar con mayor profundidad de espíritu y con fe en nuestro Dios; 3) Hemos comprendido que los salmistas atravesaron por nuestras mismas dificultades, pero se mantuvieron dependiendo de Dios en toda circunstancia; 4) Nos hemos identificado con los escritores de los salmos y sus palabras nos han ayudado a redactar nuestras propias oraciones; 5) Los salmos nos han motivado a expresarle a Dios nuestros sentimientos íntimos y a hablarle como a un amigo. AÑADA SUS EXPERIENCIAS Y COMPARTE EN SU CÍRCULO DE AMIGOS.

CITA SELECTA.-

“El alba lo encontraba a menudo en algún retiro, sumido en la meditación, escudriñando las Escrituras, o en oración. Con su canto daba la bienvenida a la luz del día. Con himnos de acción de gracias amenizaba las horas de labor, y llevaba la alegría del Cielo a los rendidos por el trabajo y a los descorazonados. A menudo expresaba su alegría cantando salmos e himnos celestiales. A menudo los moradores de Nazaret oían su voz que se elevaba en alabanza y agradecimiento a Dios. Mantenía comunión con el Cielo mediante el canto; y cuando sus compañeros se quejaban por el cansancio, eran alegrados por la dulce melodía que brotaba de sus labios. Sus alabanzas parecían ahuyentar a los malos ángeles y, como incienso, llenaban el lugar de fragancia. La mente de los que le oían se alejaba del destierro que aquí sufrían para elevarse a la patria celestial”.

(Mu 11).

ORACIÓN:

DIOS DE ALABANZA. MUCHAS GRACIAS POR EL LIBRO DE LOS SALMOS, SU LECTURA DURANTE ESTOS CINCO MESES NOS HA HECHO CRECER ESPIRITUALMENTE. TE PEDIMOS QUE ESCUCHES LAS ORACIONES DE TU PUEBLO Y QUE LAS CONTESTES DE ACUERDO A TU VOLUNTAD.  POR JESÚS, AMÉN.