DESAFÍO: PRACTICAR EL VERDADERO AYUNO

LEAMOS HOY 18 DE OCTUBRE ISAÍAS 58.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo? ¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa, que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu hermano?” (Vers. 6, 7).

COMENTARIO ISAÍAS 58.-

Los días de ayuno en la religión judía, debían tener un profundo significado espiritual. El día de ayuno más solemne era en el día de expiación, donde se purificaba el santuario. Durante el día de ayuno no se consumía ninguna clase de alimentos, y en algunos casos, ni siquiera agua. Sin embargo, el día de ayuno se había convertido era mero formalismo. Por esa razón, Dios los amonesta que practiquen el verdadero ayuno: liberar a los hombres, eliminar la intolerancia, promoviendo la justicia y la libertad. Dios nos desafía a practicar el ayuno que Él aprueba:

1) DEJAR DE OPRIMIR.- Oprimir es someter a una persona por medio de la fuerza o la violencia, privándola de su libertad. No oprimamos a nuestra pareja, hijos, familiares o dependientes;

2) COMPARTIR EL PAN CON EL HAMBRIENTO.– De las bendiciones inmerecidas que recibimos, separemos dinero y tiempo para saciar el hambre de los necesitados;

3) NO ESCONDERSE DEL HERMANO.- No nos escondamos, no los esquivemos, no los ignoremos. Vivamos para servir a nuestro prójimo.

CITA SELECTA.-

“He aquí que en el día de vuestro ayuno buscáis vuestro propio gusto, y oprimís a todos vuestros trabajadores. He aquí que para contiendas y debates ayunáis, y para herir con el puño inicuamente; no ayunéis como hoy, para que vuestra voz sea oída en lo alto”. Estos ayunos son sólo ostentación, mera máscara, un remedo de humildad. Esos adoradores lloran y se lamentan, pero retienen todos sus rasgos objetables de carácter. No han humillado su corazón ni lo han limpiado de la contaminación espiritual. No han recibido la lluvia enternecedora de la gracia de Dios. Están destituidos del Espíritu Santo, destituidos de la dulzura de la influencia celestial. No manifiestan arrepentimiento ni la fe que obra por el amor y purifica el alma. Son injustos y egoístas en sus tratos, oprimen sin piedad a los que consideran que son sus inferiores”

(Carta 76, 1902).

ORACIÓN:

DIOS ETERNO. TE PEDIMOS PERDÓN POR EL FORMALISMO EN NUESTRAS COSTUMBRES. ACEPTAMOS EL DESAFÍO DE PRACTICAR EL VERDADERO AYUNO: DEJAR DE OPRIMIR, COMPARTIR EL PAN CON EL HAMBRIENTO Y NO ESCONDERSE DEL HERMANO, POR JESÚS, AMÉN.