DESAFÍO: RESPLANDECER Y REFLEJAR LA LUZ DIVINA

LEAMOS HOY 20 DE OCTUBRE ISAÍAS 60.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria”. (Vers. 1, 2). 

COMENTARIOS ISAÍAS 60.-

Isaías predice que Jerusalén sería iluminado con una la luz que llenaría la tierra. La luz anunciada a Israel es el reflejo del resplandor de la gloria de Jehová. La gloria mesiánica se cumpliría con la presencia del Mesías en su primera venida y la manifestación de su segunda venida.

Presentamos un DESAFÍO: RESPLANDEZCAMOS, PORQUE HA LLEGADO NUESTRA LUZ.- La luz siempre ha sido un símbolo de la presencia divina, por esa razón, Cristo vino a la tierra como la luz de la vida; por lo tanto, si hemos aceptado a Cristo como la luz verdadero y hemos creído en su nombre, debemos proclamar el Evangelio para que toda la tierra se ilumine con la luz de la verdad.

PRIMERA PROMESA.- LA GLORIA DE JEHOVÁ HA NACIDO SOBRE NOSOTROS.- La gloria de Dios tiene que resplandecer sobre nuestras vidas y conducta, porque Cristo nos ha compartido su gloria: “La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno.

SEGUNDA PROMESA.- SOBRE TI AMANECERÁ JEHOVÁ.- Antes que amanezca y salga el sol, Dios ya está a nuestro lado, para conducir nuestros pasos por la mejor alternativa de éxito, para socorrernos en la tentación y para avanzar hacia la santificación.

CITA SELECCIONADA.-

“Para nosotros, en esta postrera generación, son esas palabras de Cristo, que fueron pronunciadas primeramente por el profeta evangélico y después repercutieron en el Sermón del Monte: “Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti”. Si sobre nuestro espíritu nació la gloria del Señor, si hemos visto la hermosura del que es “señalado entre diez mil” y “todo él codiciable”, si nuestra alma se llenó de resplandor en presencia de su gloria, entonces estas palabras del Maestro fueron dirigidas a nosotros. ¿Hemos estado con Cristo en el monte de la transfiguración? Abajo, en la llanura, hay almas esclavizadas por Satanás que esperan las palabras de fe y las oraciones que las pongan en libertad

(DMJ 39).

ORACIÓN:

DIOS DE OMNIPOTENTE. TE DAMOS GRACIAS PORQUE TUS PLANES SON MARAVILLOSOS PARA NUESTRAS VIDAS. TE PEDIMOS QUE TU HIJO, LA LUZ DEL MUNDO, PUEDA ILUMINAR NUESTRO SENDERO EN ESTA TIERRA. Y QUE SU GLORIA PUEDA RESPLANDECER EN NUESTRAS VIDAS. POR JESÚS, AMÉN.