IMITAR LA VIDA DE LOS REYES QUE OBEDECIERON A DIOS.

LEAMOS HOY 5 DE SEPTIEMBRE 2 REYES 15.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “Con relación a esta casa que tú edificas, si anduvieres en mis estatutos e hicieres mis decretos, y guardares todos mis mandamientos andando en ellos, yo cumpliré contigo mi palabra que hablé a David tu padre”. (Ver. 7).

COMENTARIO HISTÓRICO DE 2 REYES 15.-

En este capítulo se mencionan a tres naciones con sus respectivos reyes de la época. Se mencionan los nombres de cinco reyes de Israel del Norte con su capital Samaria: 1) Zacarías reinó solo seis meses, fue el último rey de la dinastía de Jehú; se cumplió la profecía que gobernarían hasta la cuarta generación; 2) Salum gobernó un mes y fue asesinado. 3) Manahem reinó por diez años. 4) Pekaía, hijo de Salum, gobernó por dos años y fue asesinado. 5) Peka reinó por veinte años y fue asesinado por Oseas, quien se proclamó rey. Los cinco reyes, tuvieron la misma conducta idolátrica y siguieron con la apostasía instituida por Jeroboán. Además, añadieron mayor desobediencia y paganismo en el pueblo de Dios, adorando a todos los dioses de los países vecinos. Se mencionan dos reyes de Juda: 1) Azarías quien hizo lo recto delante de Dios, pero contrajo la enfermedad de la lepra; 2) Jotán, considerado otro rey bueno. Rezín, rey de Siria, invadió a Israel del Norte y a Israel del Sur. La cuarta nación que entra en escena es Asiria, se menciona al rey Pul, también llamado Tiglat Piléser III, a quien Manahem le entregó mil talentos de plata para que le ayudara a consolidarse en el reino. En la segunda vez, Tiglat Piléser III, conquistó el reino de Norte y deportó a sus habitantes.

CITA SELECTA.-

“Cristo hizo un pleno y completo sacrificio, un sacrificio suficiente para salvar a cada hijo e hija de Adán que muestre arrepentimiento ante Dios por haber transgredido su ley, y manifieste fe en nuestro Señor Jesucristo. Pero, a pesar de que el sacrificio fue amplio, muy pocos llevan una vida de obediencia para alcanzar esta gran salvación. Pocos están dispuestos a imitar sus admirables privaciones, soportar sus sufrimientos y persecuciones…  Cristo es el Capitán de nuestra salvación, y por sus propios sufrimientos y sacrificio ha dado ejemplo a todos sus seguidores de que la vigilancia y la oración y el esfuerzo perseverante, son necesarios de parte de ellos, para representar correctamente el amor que moraba en su pecho por la raza humana caída”. 

(TI 2:585).

ORACIÓN:

PADRE. TE PEDIMOS QUE PODAMOS IMITAR EL EJEMPLO DE MUJERES Y HOMBRE QUE VENCIERON EL PECADO Y SE ALEJARON DE LA IDOLATRÍA. QUE HAGAMOS LO QUE TE AGRADA COMO LO HIZO AZARÍAS Y JOTÁN. POR JESÚS, AMÉN.