LECCIÓN: ERRORES DE EZEQUÍAS QUE NO DEBEMOS REPETIR.

LEAMOS HOY 10 DE SEPTIEMBRE 2 REYES 20.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “¿Y qué vieron en tu palacio? —preguntó el profeta. —Vieron todo lo que hay en él —contestó Ezequías—. No hay nada en mis tesoros que yo no les haya mostrado”. (Ver. 15).

COMENTARIO HISTÓRICO DE 2 REYES 20.-

Dios envía al profeta Isaías para que anuncia al rey Ezequías, que debía arreglar su casa porque moriría. Ezequías tuvo el privilegio de arrepentirse para estar en completa comunión con Dios, y arreglar su vida todo antes de morir. Sin embargo, el rey lloró y oró para que Dios pueda revertir su decisión. Una de las razones por lo cual no quería morir, fue porque no había tenido descendencia. Se le otorgó 15 años más de vida y cuando Ezequías murió, su primogénito Manasés, tenía 12 años. Si hubiera aceptado descansar en el TIEMPO indicado por Dios, Israel no hubiera tenido el peor rey de Judá, quien fue uno de los causantes del exilio a Babilonia. Ezequías pidió como señal que la sombra de su reloj se atrasase diez grados, y Dios realizó el milagro. Los astrónomos babilónicos al contemplar este fenómeno indagaron su origen, por esa razón Merodac-baladán, envió embajadores a Ezequías para felicitarle por su restablecimiento y para aprender, si era posible, algo más acerca del Dios que podía realizar un prodigio tan grande. Ezequías en lugar de mostrar al autor del milagro, mostró sus riquezas. Por esa razón, cuando vengan a visitarnos, mostremos en primer lugar a Dios, quien es nuestro sustentador y quien nos otorga todas sus bendiciones para que seamos prósperos. Resaltemos que lo hemos llegado a “ser” y “tener” se lo debemos a Dios. Alabemos a Dios por sus bendiciones.

CITA SELECTA.-

“ Merodac-baladán, al saber que ese milagro se había realizado como señal para el rey de Judá de que Dios del cielo le concedió una prolongación de vida, envió embajadores a Ezequías para felicitarle por su restablecimiento, y para aprender, si era posible, algo más acerca de Dios que podría realizar un prodigio tan grande. La visita de esos mensajeros de un gobernante lejano dio a Ezequías oportunidad de ensalzar al Dios viviente. ¡Qué portentosas transformaciones podrían tener realizado si esos investigadores de la verdad provenientes de las llanuras de Caldea se hubiesen visto inducidos a reconocer la soberanía suprema del Dios viviente!”

(Profetas y Reyes 255).

ORACIÓN:

DIOS OMNISAPIENTE. PERMITE QUE PODAMOS ACEPTAR TUS “TIEMPOS”, PORQUE TÚ SABES CUANDO DEBEN OCURRIR LOS EVENTOS. QUE PODAMOS MOSTRAR A LOS QUE NOS VISITEN QUE TÚ ERES EL DADOR DE LAS BENDICIONES Y LO QUE TENEMOS ES POR TU MISERICORDA. POR JESÚS, AMÉN.