LECCIÓN: CONFORMAR EQUIPOS DE TRABAJO MULTIPLICA LAS FUERZAS Y AGILIZA LA OBRA

LEAMOS HOY 2 DE DICIEMBRE NEHEMÍAS 3.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “El tramo siguiente, es decir, el sector que va desde la esquina hasta la puerta de la casa del sumo sacerdote Eliasib, lo reconstruyó con ENTUSIASMO Baruc hijo de Zabay”. (Ver. 20).

COMENTARIO HISTÓRICO DE NEHEMÍAS 3.-

“El pueblo en general estaba animado de patriotismo y celo. Hombres de capacidad e influencia organizaron en compañías a las diversas categorías de ciudadanos, y cada caudillo se hizo responsable de construir cierta parte de la muralla. Acerca de algunos, se ha dejado escrito que edificaron “cada uno enfrente de su casa.” Tampoco disminuyó la energía de Nehemías una vez iniciado el trabajo. Con incansable vigilancia sobre veía la construcción, dirigía a los obreros, notaba los impedimentos y atendía a las emergencias. A lo largo de toda la extensión de aquellos cinco kilómetros, se sentía constantemente su influencia. Con palabras oportunas alentaba a los temerosos, despertaba a los rezagados y aprobaba a los diligentes” (PR 472). En una cultura patriarcal, es inusual encontrar este pasaje en el Antiguo Testamento el trabajo de mujeres: “Salún hijo de Halojés, que era gobernador de la otra mitad del distrito de Jerusalén, reconstruyó el siguiente tramo con la AYUDA DE SUS HIJAS” (Vers. 12), estas hijas colaboraron en trabajos pesados. Dios les dio a ellas discernimiento y visión, que son complementarios a la de los hombres. Además, Nehemías nos brinda ejemplos de liderazgo participativo, porque logró motivar, para que las personas participaran activamente en la Obra, inclusive, algunos lo hicieron con entusiasmo. Cuando un proyecto se logra convertir en el “proyecto de todos”, el éxito está asegurado, oremos para conseguir estos logros. Animo a los lectores a involucrar a las damas en los proyectos.

CITA SELECTA.-

“La formación de pequeños grupos como base del esfuerzo cristiano me ha sido presentada por Uno que no puede errar. Si hay muchos miembros en la iglesia, organícense en pequeños grupos para trabajar no sólo por los miembros de la iglesia, sino en favor de los incrédulos. Si en algún lugar hay solamente dos o tres que conocen la verdad, organícense en un grupo de obreros. Mantengan íntegro su vínculo de unión, cerrando sus filas por el amor y la unidad, estimulándose unos a otros para progresar y adquiriendo cada uno valor, fortaleza y ayuda de los demás”.

(JT 3:84).

ORACIÓN:

PADRE DE SABIDURÍA, OTÓRGANOS UNA PORCIÓN DE TU SABIDURÍA PARA TRABAJAR EN GRUPO Y FORMAR EQUIPOS LABORALES QUE CUMPLAN LOS DESAFÍOS ESPIRITUALES, INTELECTUALES Y PROFESIONALES. POR JESÚS, AMÉN.