LECCIÓN: EL PLACER PECAMINOSO Y MOMENTÁNEO, PUEDE ACARREAR CONSECUENCIAS INSOSPECHADAS

LEAMOS HOY 15 DE ENERO JOB 24.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “Los ojos del adúltero están pendientes de la noche; se dice a sí mismo: No habrá quien me vea, y mantiene oculto el rostro” (Ver. 15).

COMENTARIO HISTÓRICO DE JOB 24.-

El adulterio es condenado por Dios, porque produce dolor y resquebraja la felicidad conyugal y familiar. Apreciada esposa y esposo, respondamos estas preguntas con sinceridad, para que con la gracia divina nos alejemos de caer en adulterio: 1) ¿Me atrae tanto determinada persona que espero con un ansia inusual el encuentro programado? 2) ¿Estoy dando rienda suelta a mi imaginación sin ponerle límite a ciertos pensamientos prohibidos? 3) ¿Comparo las cualidades o el físico de mi pareja con las de la otra persona? 4) ¿Le doy atenciones preferenciales a esa persona más que a mi pareja? Las relaciones sexuales prematrimoniales, Dios las desaprueba, porque el plan es que la vida sexual se pueda disfrutar en forma exclusiva en el matrimonio. Enumeremos los beneficios de decir NO a las relaciones sexuales pre matrimoniales: 1) Te protege de ser usado (a); 2) Enriquece el dominio propio; 3) Evita que te contagies de una enfermedad de transmisión sexual; 4) No tendrás embarazos indeseados; 5) No sufrirás el sentimiento de culpa por haber abortado; 6) Será el mejor regalo de bodas que entregues. Pasos para aprender a decir no a la tentación sexual: 1) Recordar que la relación sexual premarital es pecado; 2) No progresar en las caricias; 3) No tener salidas clandestinas; 4) Trate que siempre alguien los vea; 5) Desapruebe cualquier insinuación sexual.

CITA SELECTA.-

“El mensaje más solemne alguna vez encomendado a los mortales ha sido confiado a este pueblo, y podría ejercer una poderosa influencia sobre otros si fueran santificados por él. Algunos adventistas del séptimo día pretenden estar establecidos sobre la elevada plataforma de las verdades eternas y guardar todos los mandamientos; por lo tanto, si consienten el pecado, si cometen fornicación o adulterio, su delito es, en magnitud, diez veces mayor que el de las personas que no reconocen la obligatoriedad de la Ley de Dios. En un sentido peculiar, los que profesan observar la Ley de Dios deshonran al Señor y causan vituperio a la verdad por la transgresión a los preceptos de esa ley.”. 

(Testimonios Acerca de Conducta Sexual, Adulterio y Divorcio, 114).

OREMOS:

SEÑOR, TE PEDIMOS QUE CUIDES A LOS JÓVENES PARA QUE NO CAIGAN EN FORNICACIÓN. Y QUE LOS CASADOS RESPETEMOS LOS VOTOS MATRIMONIALES POR AMOR A TI, A NUESTRA PAREJA, Y A LA FAMILIA. POR JESÚS, AMÉN.