DESAFÍO: SIETE PEDIDOS A DIOS

LEAMOS HOY 24 DE JUNIO SALMOS 143.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “Hazme oír por la mañana tu misericordia, porque en ti he confiado; hazme saber el camino por donde ande, porque a ti he elevado mi alma” (Ver. 8).

COMENTARIO HISTÓRICO DE SALMOS 143.-

El salmo 143 fue escrito por David cuando su hijo Absalón se rebeló y lo persiguió, por este motivo, David pidió a Dios que extienda su misericordia y lo alivie del asedio que estaba siendo sometido. Estructuralmente el Salmo tiene dos divisiones: 1) La primera es una petición introductoria por el favor de Dios, le solicita que no lo trate conforme a sus pecados y ratifica su confianza en Dios, en base a la fidelidad pasada (Vers. 1-9). 2) La segunda división, David, pide dirección, liberación y la destrucción de los enemigos. David pide que Dios lo libre del asedio que estaba siendo sometido por Absalón. David hace siete pedidos: 1) Hazme oír por la mañana tu misericordia.- Podemos pedir en la mañana que Dios ponga fin a nuestras angustia. Es importante recordar que las primeras horas de la mañana son las más apropiadas para la devoción y la meditación en Dios; 2) Hazme saber el camino por donde ande.- Nuestros planes y proyectos de vida puede que no sean los que más nos convengan, por eso, es necesario pedir que Dios nos muestre el camino correcto; 3) Líbrame de mis enemigos.- Pidamos a Dios que nos libre de personas que desean hacernos mal, dañar nuestra reputación o perjudicar a nuestras familias; 4) Enséñame a hacer tu voluntad.- Pidamos como lo hizo Cristo: “Si es posible pasa de mi esta copa, pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya”; 5) Tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud.- No depositemos nuestra confianza en guías ciegos. Supliquemos que Dios nos guíe en caminos de rectitud; 6) Por tu nombre, oh Jehová, me vivificará.- Solicitemos a Dios que nos renueve cada mañana; 7) Por tu misericordia disiparás a mis enemigos.- Pidamos a Dios que neutralice y turbe las intenciones que se traman en nuestra contra.

CITA SELECTA.-

“Todo el bien que el hombre goza proviene de la misericordia de Dios. Él es el grande y bondadoso Dador. Su amor se manifiesta a todos en la abundante provisión hecha para el hombre. Nos ha dado un tiempo de gracia en que formar un carácter para las cortes celestiales. Y si nos pide que reservemos una parte de nuestras posesiones para él, no es porque necesite algo”.

 (JT 3:36).

OREMOS:

PADRE TE PEDIMOS QUE TUS MISERICORDIAS SE RENUEVEN, NOS MUESTRES EL CAMINO CORRECTO, QUE NOS LIBRES DE LOS ENEMIGOS, ENSÉÑANOS A HACER TU VOLUNTAD, GUÍANOS EN RECTITUD, VIVIFÍCANOS. POR JESÚS, AMÉN.