INTERROGANTE: ¿CUÁL ES EL DEBER DEL SER HUMANO?

LEAMOS HOY 13 DE AGOSTO ECLESIASTÉS 12.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre. Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala.” (Vers. 13, 14).

COMENTARIO HISTÓRICO DE ECLESIASTÉS 12.-

El último capítulo de Eclesiastés se inicia impartiendo un mensaje a la juventud: “Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento”. Apreciadas amigas y amigos: la juventud, son pocos años, no lo desperdicien asistiendo a fiestas desenfrenadas, no entreguen sus cuerpos a actos pecaminosos. Culmina este libro, señalando que la esencia de la sabiduría consiste en temer a Dios y guardar sus mandamientos:

1) TEMER A DIOS.- El propósito supremo de la vida debe ser temer y reconocer a Dios como el supremo Creador y Sustentador. Dios es el comienzo, contenido y final de la verdadera sabiduría, esto es el todo del hombre. El sentido de la vida se ha de encontrar en la manera de vivir de cara a Dios, respetando y reverenciando su nombre.

2) GUARDAR SUS MANDAMIENTOS.- La palabra mandamiento que se usa aquí, es un término genérico para todos los requerimientos de Dios y que, por supuesto, incluye la ley moral.  El deber del ser humano es guardar los mandamientos y al cumplirlos encontrará la felicidad suprema.

CONCLUSIÓN DEL LIBRO: “Salomón dice: “Teme a Dios y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre”.

CITA SELECTA.-

“En la Biblia está definido todo el deber del hombre. Salomón dice: “Teme a Dios y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre”. La voluntad de Dios está revelada en su Palabra escrita, y éste es el conocimiento esencial. Una comprensión de las costumbres de la gente y del lugar y época de los acontecimientos, es un conocimiento práctico, pues ayuda a entender las figuras de la Biblia, a exponer la fuerza de las lecciones de Cristo; pero no es absolutamente necesario saber estas cosas. El peregrino puede hallar el camino aparejado para que anden los redimidos y no habrá excusa para ninguno que se pierda por una falsa interpretación de las Escrituras”.

(La Educación Cristiana 48).

ORACIÓN:

SEÑOR Y DIOS NUESTRO. GRACIAS PORQUE REVELASTE EL LIBRO DE ECLESIASTÉS, PARA COMPRENDER EN QUÉ CONSISTE LA VERDADERA SABIDURÍA. TE SUPLICAMOS QUE TU SANTO ESPÍRITU Y EL ESTUDIO DE TU PALABRA, NOS ENSEÑEN A VIVIR EN FORMA SABIA.  POR JESÚS, AMÉN.