DESAFÍO: NO RECHAZAR LAS AMONESTACIONES DIVINAS AL ARREPENTIMIENTO

LEAMOS HOY 24 DE SEPTIEMBRE ISAÍAS 34.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “Acercaos, naciones, juntaos para oír; y vosotros, pueblos, escuchad. Oiga la tierra y cuanto hay en ella, el mundo y todo lo que produce. Porque Jehová está airado contra todas las naciones, e indignado contra todo el ejército de ellas; las destruirá y las entregará al matadero” (Ver. 1, 2).

COMENTARIO HISTÓRICO DE ISAÍAS 34.-

Los edomitas odiaban a los israelitas, a pesar de ser parientes muy cercanos, ya que ambos procedías de Jacob y Esaú, cuyo padre fue Isaac. Los Edomitas apoyaron a los babilónicos y dieron muerte a los judíos cuando querían escapar del ejército de Nabucodonosor, por esa razón, Dios los condena a la destrucción de sus ciudades. En esta profecía, Edom representa a todas las naciones y personas que rechazan el llamado al arrepentimiento. En la actualidad, estamos viviendo una época de juicio: 1) EXPERIMENTEMOS ARREPENTIMIENTO.- El arrepentimiento se define como el cambio de mente, modificar las actitudes, deseo de cambio de rumbo y estilo de vida ; 2) ESTEMOS DISPUESTOS A ABANDONAR LOS PECADOS.- Mientras el tiempo de gracia no se haya cerrado y la ira de Dios se derrame sobre la tierra, acudamos a Dios para confesar nuestros pecados y recibir su perdón

CITA SELECTA.-

“Estamos viviendo ahora en el gran Día de la Expiación. Todos los que desean que sus nombres sean conservados en el libro de la vida, deben ahora, en los pocos días que les quedan de este tiempo de gracia, afligir sus almas ante Dios con verdadero arrepentimiento y dolor por sus pecados. Hay que escudriñar honda y sinceramente el corazón. Hay que extirpar el espíritu liviano y frívolo al que se entregan tantos cristianos de profesión. Empeñada lucha espera a todos aquellos que quieran subyugar las malas inclinaciones que tratan de dominarlos. La obra de preparación es una obra individual. No somos salvados en grupos. La pureza y devoción de uno no suplirá la falta de estas cualidades en otro. Si bien todas las naciones deben pasar en juicio ante Dios, sin embargo, él examinará el caso de cada individuo con un escrutinio tan estricto y minucioso como si no hubiese otro ser en la Tierra”

(CES 122).

OREMOS:

PADRE DE AMOR. TE DAMOS GRACIAS PORQUE TU AMOR Y TU MISERICORDIA NOS GUÍAN AL ARREPENTIMIENTO. TE SUPLICAMOS QUE TU SANTO ESPÍRITU NOS REDARGUYA Y AMONESTE DE PECADO Y DE JUICIO, PARA ESTAR PRESTO A CONFESARLOS Y ALEJARNOS DE ELLOS. POR JESÚS, AMÉN.